Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MEDIDAS ECONÓMICAS DEL GOBIERNO

Zapatero anuncia que bajará del 35% al 30% el impuesto de sociedades

La medida tendrá un coste superior a los 3.000 millones de euros para las arcas del Estado

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aprovechó ayer su participación en las conferencias de The Economist para anunciar los planes de su Gobierno para mejorar la competitividad de la economía y de las empresas españolas, así como converger con Europa. Zapatero anunció una rebaja del 35% al 30% en el impuesto que abonan las empresas por sus beneficios, una reducción que será mayor para las pequeñas y medianas empresas (del 30% al 25%). Zapatero también anunció que el usuario pagará parte del servicio de atención a la dependencia, el llamado cuarto pilar del Estado de bienestar que el Gobierno se propone implantar en esta legislatura.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció ayer que el Ejecutivo tiene la intención de reducir "en un horizonte razonable" el tipo del impuesto de sociedades, que grava los beneficios de las empresas, hasta el 25% en el caso de las pymes (ahora es del 30% para los primeros 120.000 euros de beneficio) y al 30% para las grandes empresas (hoy están pagando el 35%). Se consideran pymes las empresas que facturan menos de ocho millones de euros al año. El objetivo del Ejecutivo socialista es "situarnos al nivel de otros países con los que competimos internacionalmente", según explicó ayer Rodríguez Zapatero en unas jornadas organizadas por The Economist.

Esta rebaja al 30% del impuesto supondrá un coste superior a 3.000 millones de euros, según expertos cercanos a la reforma. Esa cantidad no tiene en cuenta las deducciones del impuesto ni la reducción adicional que se aplicará a las pymes.

Ante un escaso número de empresarios de grandes compañías, exceptuando los procedentes de las empresas organizadoras (KPMG, Grupo Santander y Phillip Morris, entre otros), Zapatero anunció medidas y previsiones económicas para los próximos ejercicios. Con el anuncio de la rebaja del impuesto de sociedades, Zapatero aplica el programa electoral, que justificaba la medida "para mejorar la inversión, el crecimiento y la recaudación".

Miguel Sebastián, director de la Oficina Económica de la Presidencia del Gobierno, que intervino posteriormente, insistió en la reducción del impuesto de sociedades, sin concretar la fecha de entrada en vigor. No obstante, recordó que la reforma se preparará en 2006, por lo que su aplicación debería iniciarse en 2007. A juicio de Sebastián, el impacto recaudatorio para el Estado "será casi nulo porque se compensará con la eliminación de algunas deducciones fiscales que ahora están en vigor".

No obstante, fuentes de Hacienda apuntaron ayer que "la rebaja se hará de forma gradual y progresiva. No se pasará de golpe del 35% al 30%". Hacienda admite que se produzca "una merma en la recaudación", que se compensará, al igual que la reforma del IRPF, con los nuevos impuestos medioambientales.

El presidente también señaló que con la reforma del impuesto sobre la renta, que prevé aprobar en 2006, el IRPF será un tributo "más sencillo y justo", al reducir la presión fiscal sobre los rendimientos del trabajo y al considerar "más neutralmente" el ahorro.

Zapatero destacó el buen momento económico de España, con un crecimiento del PIB del 3,5% en el tercer trimestre, "el mejor resultado desde 2001. Crecemos al triple que la economía europea". Para el conjunto del año, pronosticó "al menos un 3,4%, superando así nuestras previsiones al iniciar el año". Con vistas al futuro, apuntó un crecimiento de "más del 3,3%" en 2006, con una inflación en torno al 2,5%. "Esperamos crear al menos 500.000 empleos y volveremos a tener superávit de las administraciones públicas, el 0,2% del PIB", aseguró el presidente del Gobierno.

El jefe del Ejecutivo salió al paso sobre el supuesto lastre económico que supondrá la reforma de los estatutos de autonomía. En su opinión, la descentralización de España ha favorecido la cohesión y la solidaridad. "Según la OCDE, los países con mayor grado de descentralización tienen a la vez mayor grado de igualdad en la renta por habitante regional, como ocurre en Estados Unidos, Alemania y Canadá", recordó Zapatero. En su opinión, "los que proyectan el pesimismo es porque no gobiernan y tienen escasa confianza en España y los españoles".

Para Zapatero "los inversores internacionales apuestan por el crecimiento español. The Economist señala que EE UU, Canadá y España liderarán el crecimiento económico mundial en 2006 entre las 15 potencias económicas del mundo". También aseguró que España es el "segundo receptor de capitales del mundo, sólo por detrás de EE UU y por delante de Reino Unido, Italia o Portugal".

También celebró que la Seguridad Social viva "el mejor momento de su historia", al tiempo que adelantó que el Fondo de Reserva superará "pronto" los 30.000 millones de euros. Respecto a la negociación entre Gobierno, CEOE y sindicatos para reformar el mercado de trabajo, dijo estar "seguro" de que culminarán con un acuerdo. "Tenemos tiempo", recalcó. Zapatero afirmó que uno de sus objetivos será "modernizar la Administración y que en lugar de que conserve su tradicional atraso, se coloque en eficacia y agilidad a la altura de las empresas privadas".

Descenso de hipotecas

Miguel Sebastián afirmó que una subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) no tendrá reflejo en la economía española, sino más bien al contrario.

"Los tipos de interés en España ya han subido, el Euribor a un año, referencia para el 80% de las hipotecas, ha subido más de 0,70 puntos. Yo no sé si el BCE va a subir en un año 0,70 puntos, lo dudo. Por tanto, la subida está ya recogida en el Euribor. Si acaso, los tipos de interés en España van a bajar", reiteró. El consejero del BCE José Manuel González-Páramo justificó la posible subida de tipos en 0,25 puntos en diciembre porque el banco central lleva varios meses insistiendo en los "riesgos al alza" de la estabilidad de precios y "hay que anticiparse".

Sebastián destacó el aumento de la renta por habitante desde los 9.000 euros en 1975 a los 17.000 euros en 2005 o el incremento de la tasa de empleo del 50% al 62%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2005