Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer accionista del Sovereign pide que Wall Street investigue la entrada del Santander

La adquisición del 19,8% del Sovereign Bank, el decimoctavo banco de Estados Unidos, por parte del Santander ha levantado la polémica en Nueva York. El fondo de inversión Relational Invertors, hasta ahora principal accionista del Sovereign con el 7,3% del capital, lanzó ayer una agresiva campaña contra la entrada del Santander en el capital de la entidad y ha pedido a la Bolsa de Nueva York que investigue los intereses que se esconden detrás de la operación.

La entidad española anunció el pasado 24 de octubre la toma del 19,8% del banco de Filadelfia por unos 2.000 millones de euros (2.400 millones de dólares). Relational Ralph Whitworth, socio fundador de la influyente firma de inversores de San Diego, dijo ayer que los accionistas de Sovereign deben tener el derecho a poder votar, y decir si aceptan o no los términos de la transacción, porque considera que se trata de "una toma de control de facto por parte del Santander. Si tanta confianza tienen, que la sometan al voto de los accionistas", reiteró Whitworth, en un lenguaje muy agresivo contra el Consejo del Sovereign.

Cambio de control

La entrada del Santander en Sovereign se produjo cuando Relational Invertors estaba en plena batalla contra los primeros ejecutivos del banco de Filadelfia. Los inversores consideran que el Santander protegerá a los gestores a cambio de quedarse con la entidad. Relational denuncia que los miembros del Consejo del Sovereign faltan a los intereses de los inversores y "camuflan" datos para preservar "sus trabajos". En este sentido hizo referencia a sus abultados sueldos, que superan los de cualquier banco en EE UU, y los bonos que reciben anualmente. "Siguen pasando cosas después de Enron y ésta no puede ser la regla", remachó. El Santander no quiso hacer comentarios.

El fondo también denunció que con la entrada del Santander se produce "un cambio de control" en Sovereign. A su juicio, el banco español se hará plenamente responsable del Sovereign, y también afirmó que en términos reales, el Santander tendrá el 23,72% del accionariado, en lugar del 19,8% que aparece en la oferta. También hace mención al límite de cinco años por el que se garantiza al Santander que no se venderá el banco estadounidense a un tercero. Y recuerda que la entidad española podrá, tras cinco años, hacer una oferta para la compra de Sovereign.

Relational deja claro que no se opone a estas operaciones, pero exige que el proceso sea transparente y pide que se le concedan dos puestos en el Consejo de Administración. El fondo considera que la gestión es muy pobre y reta a los gestores "aportando nuestra experiencia y capacidad de análisis".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de noviembre de 2005