Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE denuncia irregularidades en el uso de subvenciones de una ONG vinculada al PP

El Ayuntamiento afirma que aún sigue investigando los gastos de la organización

El Grupo Municipal Socialista ha denunciado irregularidades en el uso de los fondos destinados a los 12 programas de cooperación al desarrollo que, entre 1995 y 2004, el Ayuntamiento otorgó a la Fundación Humanismo y Democracia, vinculada al PP. Según el portavoz adjunto del PSOE, Óscar Iglesias, de los expedientes revisados se deduce la "falta de control con que la concejalía de Ana Botella [Empleo y Servicios a la Ciudadanía] gestiona el dinero de los ciudadanos de Madrid", por lo que reclamó un informe de la Intervención General. El director general de Cooperación al Desarrollo, Tomás Vera, reconoció que "es posible" que haya dinero sin justificar, pero recalcó que el proceso de control no ha finalizado.

"Ante las irregularidades que hemos apreciado, reclamamos que sea estudiado el destino de esos fondos a una organización que ya fue investigada por el Parlamento de Navarra", aseguró el portavoz adjunto.

La fundación fue investigada el verano pasado por el Gobierno Foral de Navarra a causa del desvío de subvenciones a programas sanitarios de cooperación internacional. Las actuaciones fueron remitidas a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, que en la actualidad investiga la supuesta actuación delictiva de los implicados. El Gobierno regional instó a la fundación a devolverle más de 100.000 euros por no acreditar su uso.

Esta entidad recibió del Ayuntamiento de Madrid, entre 1995 y 2004, tres millones de euros destinados a 12 proyectos. La Fundación Humanismo y Democracia tiene como vicepresidenta a Concepción Dancausa, que preside la Asamblea regional. En su patronato también figuran otros miembros del PP, como el ex ministro de Trabajo Juan Carlos Aparicio, el eurodiputado Luis de Grandes o el miembro del Comité Ejecutivo del PP Eugenio Nasarre, entre otros.

Difícil comprobación

Según Iglesias, de los expedientes consultados sobre las subvenciones concedidas entre 1995 y 2004 por el Ayuntamiento de la capital, "es muy difícil comprobar si las actividades facturadas corresponden, total o parcialmente, con las previstas en el proyecto, o si son actividades ajenas al mismo, o incluso si lo que se está facturando son actividades y gastos corrientes propios de las entidades".

El Grupo Municipal Socialista pone como ejemplo el expediente sobre el proyecto Apoyo a iniciativas microempresariales de jóvenes dominicanos del área rural fronteriza de Haití, del año 2000, dotado con 96.161 euros, cuyo fin era realizar cursos de formación y conceder microcréditos para pequeñas iniciativas en la República Dominicana.

En el expediente están incluidos los informes de seguimiento que elaboró en 2003 la consultora Price Waterhouse & Coopers. En mayo de ese año, la auditora aseguró que "el proyecto cuenta en su formulación con numerosos errores e inconsistencias que tampoco han sido resueltas en el informe final". En éste, agrega la consultora, "los datos facilitados en unos resultados y otros no guardan coherencia".

Tras una visita al país, la consultora agrega en un informe de septiembre de 2003 que se entrevistó con 19 de los supuestos beneficiarios del programa, pero sólo seis reconocieron haber participado en cursos de formación.

Además, aunque el proyecto debía llevarse a cabo entre abril de 2001 y abril de 2002, la mayor parte de los cursos se hicieron en el último mes de plazo. Sólo siete de los cursillos se impartieron en el primer año, mientras que en el segundo se triplicaron. Y de estos últimos, la mitad (14) fueron celebrados en el último mes.

La auditora también concluye que el gasto "no se ajusta a la normativa del Ayuntamiento de Madrid y no es coherente con los datos aportados para la justificación técnica, en cuanto al número y sector de actuación de las microempresas financiadas".

Sobre la documentación de este expediente, el Grupo Municipal Socialista ha constatado nuevas irregularidades no detectadas o, al menos, no mencionadas por la auditora. Al comparar los listados de asistencia a los cursos presentados por la ONG con los nombres y firmas de los participantes, al menos dos de las listas son fotocopias de otras dos que aparecen realizadas en fechas diferentes. Es decir, la relación de personas que asistieron a la actividad del 15 de abril es idéntica a la del 20, pero con distinta fecha, y también la del 19 de abril es una copia de la del día 12.

Las fechas no coinciden

Además, en teoría, los cursos finalizaron el 19 de abril de 2002, pero las listas fotocopiadas corresponden a cursos que "supuestamente se habrían realizado los días 19 y 20 del mismo mes", según Iglesias.

El portavoz adjunto también explica que "es muy probable que decenas de firmas fueran falsificadas, ya que no coincide la firma de una misma persona en distintos listados". Igualmente, agrega, "sólo 101 de las 354 firmas no están repetidas". Y en las otras 253 que lo están hay 24 personas que firman en más de cuatro listas diferentes. El nombre de Nelson R. Moreta de los Santos aparece en nueve actividades de capacitación; el de María Altagracia Carvajal, en ocho; el de Jenky Jiménez Martínez, en siete. Los tres fueron beneficiarios de microcréditos; no así Ana Mercedes Ogando, que aparece en ocho ocasiones.

De los 67 microcréditos que finalmente fueron concedidos se beneficiaron 65 personas. Pero de ellas, 40 no participaron en ninguna actividad de formación, según el PSOE. "No aparecen en ningún listado", dijo Iglesias.

El Grupo Municipal Socialista reclama al Consistorio un informe de la Intervención General, otro de los servicios jurídicos y una auditoría externa.

Pagos bajo sospecha

El Ayuntamiento de Madrid concedió en 1995, cuando todavía era alcalde José María Álvarez del Manzano (PP), una subvención a un proyecto de la Fundación Humanismo y Democracia destinado a la "capacitación y financiación para mujeres campesinas de las regiones sur, suroeste y noroeste de República Dominicana", al que destinó 224.690 euros.

Según el grupo municipal socialista, el que entonces era el director gerente de la organización, Ricardo de León Esgües, obtuvo en 1997 por este cargo directivo un sueldo de 44.619 euros. Sin embargo, el 1 de diciembre de ese año cobró la cantidad de 1.383 euros adicionales por el concepto que el listado de gastos del proyecto computa como de "personal expatriado".

Es decir, precisa el portavoz adjunto del PSOE, Óscar Iglesias, "los empleados que trabajan para la organización en el extranjero, un puesto que no podía ejercer si, a la vez, era el director gerente de la fundación".

Iglesias agregó: "Tal circunstancia no puede considerarse normal, porque, de hecho, de los 12 proyectos de cooperación al desarrollo revisados, sólo sucede en éste". Es otra de las irregularidades que denuncia el PSOE, que asegura que el actual equipo de gobierno, que dirige Alberto Ruiz-Gallardón, no ha fiscalizado el buen uso de los fondos de la cooperación al desarrollo. Aunque el dinero se concedió en la legislatura anterior, los expedientes aún no están cerrados.

Ricardo de León Esgües dimitió de su cargo como gerente de la fundación, y también de su puesto como delegado del Gobierno de Navarra en Madrid, que ostentaba desde enero de 2001, cuando saltaron a la luz las supuestas irregularidades que investiga ahora el Tribunal Superior de Justicia de Navarra por desvío de fondos de subvenciones a programas sanitarios de cooperación internacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de noviembre de 2005

Más información