Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El campo reclama de nuevo a Cotino las medidas que exigió en la manifestación de hace ocho meses

El campo valenciano cree que su situación es igual de complicada que hace ocho meses, cuando miles de agricultores exigieron en las calles de Valencia su derecho a vivir de su trabajo. Igual o peor, apuntaban varias fuentes del sector, dado que la campaña citrícola que acaba de empezar y que a priori podría ser la mejor en muchos años porque la menor producción podría suponer mejores precios ha empezado con un desplome de lo que se paga por la fruta al agricultor. Con todo ello, ayer los responsables de la Unió de Llauradors-COAG y de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja), Joan Brusca y Cristóbal Aguado, se reunieron con el consejero del ramo, Juan Cotino, y le plantearon de nuevo buena parte de las medidas que le plantearon con motivo de la manifestación de marzo (aunque algunas de ellas eran más genéricas y otras iban dirigidas al Gobierno). Fuentes del sector recordaron que apenas se ha avanzado en algunos de los puntos reclamados, como ahora el Plan Millorar, que las 50 mesas sectoriales que se estaban reuniendo se han traducido en la presentación de dos planes sectoriales, el de cítricos y el de la vid. Cotino, en este sentido, se comprometió a que el Consell apruebe el plan estratégico del Vino antes de 20 días y también marcó el plan para la ganadería como urgente. Sobre el plan Millorar, de hecho, el escrito trasladado ayer a Cotino indica que refleja las reivindicaciones del campo y que son "declaraciones de intenciones positivas pero que no existen garantías ciertas de que se puedan acometer". El escrito solicita que se concreten las líneas de actuación, la dotación y el plazo de ejecución para el resto de sectores agrícolas y ganaderos.

Entre otras cuestiones, Juan Cotino se comprometió a crear un Observatorio de Precios autonómico del vino que sirva como experiencia piloto para otros sectores, dado la ineficacia del que existe a nivel nacional. Las organizaciones agrarias también reclaman una prórroga del plazo de formalización de préstamos por heladas, ampliar el plan de vigilancia fitosanitaria de cítricos al resto de producciones. Otro de los compromisos que arrancaron ayer los responsables agrarios se refirió a la reestructuración de la viña, de la que sólo se han pagado el 40% de los expedientes de 2004 y ninguno de este año. Cotino aseguró que pondrá más personal para resolver este bloqueo.Uno de los puntos que también se trataron en la reunión refiere a la interprofesional citrícola española Intercitrus, que vive otra crisis que amenaza su funcionamiento. Las organizaciones agrarias explicaron al consejero que los exportadores y una parte de las cooperativas rechazaron la petición de convocar la comisión de seguimiento de la interprofesional ante la fuerte caída que sufren los precios de los cítricos. Brusca y Aguado pidieron que Cotino medie para que se convoque esta comisión (hace unos meses la producción aceptó continuar con la promoción de cítricos con, entre otras condiciones, la de crear esta comisión). Si no se desbloquea esta situación, la producción está dispuesta a estudiar las medidas necesarias para "dejar morir de inanición" la interprofesional citrícola española. Los agricultores tampoco descartan que la crisis del sector citrícola se traduzca en movilizaciones. Una decisión que se tomará en los próximos días.

Tras la reunión, los responsables de las dos organizaciones agrarias valoraron la actitud del consejero de Agricultura. Joan Brusca dijo que la reunión fue "satisfactoria" pero también añadió que ahora las buenas intenciones "tienen que convertirse en hechos concretos y palpables". Brusca emplazó a los próximos días para ver cómo los anuncios de Cotino se van convirtiendo en realidades. Por otro lado, el presidente de AVA, Cristóbal Aguado, valoró que "en principio está claro que ha habido predisposición de abrir el diálogo" por parte de Juan Cotino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de noviembre de 2005