Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Muerte en la tarde' se publica con 80 fotos elegidas por Hemingway

"La corrida de toros es una tragedia, no un deporte, y el toro debe morir...". Ésta es una de la reflexiones del escritor estadounidense Ernest Hemingway sobre la tauromaquia, que recoge Muerte en la tarde (Espasa). La edición, íntegra, revisada y comentada por Miriam B. Mandel y Anthony Brand, incluye 80 fotografías de las 400 imágenes taurinas que Hemingway recopiló y reproduce la publicación original de 1932 (la revista Gaceta Ilustrada fue la primera que editó la obra en castellano en España, en el año 1966, con ilustraciones de Picasso, fotos de Manuel Cervera y traducción de Lola Aguado). También cuenta con ilustraciones de la época, pies de foto del propio escritor y un glosario explicativo de términos del lenguaje taurino.

"La plenitud de vivir y la dignidad de morir son las claves de este libro, el cual resalta el coraje para vivir mirando a la muerte a los ojos", subrayó el poeta Félix Grande en la presentación del libro en Madrid. Grande calificó la obra como "un clásico" y añadió: "No es fortuito que uno de los mejores libros de este arte sea de Hemingway, que además de ser un gran escritor amaba y sabía mucho de toros".

Miriam B. Mandel recomendó empezar a leer el libro por el glosario, que refleja, según sus palabras, el dominio del autor de El viejo y el mar sobre la tauromaquia. "Apostar por la fidelidad o la naturalidad en la traducción ha sido el principal problema. Intentamos ser lo más fieles posible al autor", señaló.

Una de las soluciones en la actual edición ha sido poner en cursiva las palabras y construcciones que el Nobel de Literatura se inventó en inglés para mantener el espíritu de la lengua española.

Carmen Martínez Gimeno se ha encargado de la actual traducción.

En Muerte en la tarde, Hemingway define la tauromaquia como arte y la compara incluso con obras de artistas como Picasso o Velázquez: "En todas las artes, el disfrute aumenta con su conocimiento, pero desde la primera vez que asiste, una persona sabe si las corridas de toros le van a gustar"..., escribe el autor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de noviembre de 2005