Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado aprueba la Ley de la Defensa Nacional sin enmiendas

El pleno del Senado aprobó ayer la Ley Orgánica de la Defensa Nacional con el apoyo de todos los grupos, salvo el PP, que votó en contra, y el PNV y el Bloque Nacionalista Galego, que se abstuvieron. El ministro de Defensa, José Bono, consiguió que PNV, Partido Aragonés (Par) e Izquierda Unida retirasen sus enmiendas.

A Iñaki Anasagasti, del PNV, le convenció con la promesa de que, cuando pida permiso al Congreso para enviar tropas al exterior, lo comunicará al Senado para que éste pueda, si lo desea, tomar iniciativas al respecto. Con IU se comprometió a informar anualmente de la actividad de las bases de uso conjunto con EE UU.

La retirada de las enmiendas del PNV pilló a contrapelo al PP, que pensaba apoyar dos de ellas; las que ampliaban al Senado la competencia sobre la autorización previa de las misiones en el exterior que el texto atribuye al Congreso. El ministro se ofreció a aceptarlas, pero a cambio de que el PP diera su apoyo al conjunto de la ley, una oferta que éste rehusó.

Bono agradeció las facilidades que, "por acción u omisión", habían dado los grupos del Senado a la tramitación de la ley. Una alusión irónica al PP que, por despiste, no presentó a tiempo sus enmiendas, por lo que no fueron votadas en el pleno.

Sólo se aprobó una enmienda: la promovida por el PSOE para deshacer la única modificación introducida en la Comisión de Defensa de la Cámara alta, volviendo así a la redacción que trajo del Congreso. Gracias a ello, la ley salió directamente hacia el BOE, sin tener que regresar a la Cámara baja.

Para celebrarlo, y a sugerencia de Anasagasti, Bono concluyó regalando al presidente del Senado, Javier Rojo, una de las campanas que mandó fabricar para conmemorar la batalla de Trafalgar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de noviembre de 2005