Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Cruz destapa su memoria en 'Retrato de un hombre desnudo'

Julio Llamazares y Nativel Preciado dialogan con el autor

"Sin amigos nadie podría vivir", escribió Emilio Lledó a Juan Cruz en unos folios en los que glosa la belleza de la palabra escrita y vierte guiños de complicidad al autor de Retrato de un hombre desnudo (Alfaguara). En la presentación de su nuevo libro, anoche en Madrid, el periodista y escritor canario estuvo arropado por un centenar de personas, entre las que se encontraba un nutrido grupo de autores españoles.

Juan Cruz (Puerto de la Cruz, Tenerife, 1948) reconoció ayer que en Retrato de un hombre desnudo se ha "desnudado" más que en ninguna otra de sus obras y ha logrado identificar ese yo oculto que le ha perseguido en toda su existencia.

Julio Llamazares y Nativel Preciado dibujaron un perfil de Cruz que él supo salpicar de anécdotas que en más de una ocasión provocaron la sonrisa de los asistentes a la presentación del libro en el Círculo de Bellas Artes, de Madrid. Entre éstos se encontraban Javier Marías, Manuel Vicent, Juan José Millás, Enriqueta Antolín, Fernando Delgado, Isabel de Polanco, Emiliano Martínez, César Antonio Molina y Jorge Valdano. El periodista y escritor Fernando Delgado leyó el texto escrito por Lledó para la presentación. El académico se metió en las palabras del autor de Retrato de un hombre desnudo y añadió una más "a sus impresionantes, ardientes, antológicas muchas de ellas, semblanzas, rostros y rastros de la memoria".

"En este libro me he descubierto más que en todos mis anteriores. He asumido más riesgos, he abandonado el pudor para contar historias más personales e íntimas". Con esta frase respondió Juan Cruz a una pregunta de la periodista Nativel Preciado. "Sólo he callado aquello que no sé decir. El respeto que me merece la literatura me impide mentir, no sé hacerlo. He escrito sobre mi propia memoria en relación con los demás y con ello no creo que sea egocéntrico, sino más bien excéntrico".

Después, Llamazares le preguntó a Cruz si es verdad que ha logrado descubrir el misterio de la ubicuidad porque, dijo: "Creo que eres la única persona que responde a los mensajes telefónicos o electrónicos antes de que te los dejen". "Hay mucha fantasía en eso que dicen de mí de que soy capaz de estar en varios sitios al mismo tiempo. Hay un hecho cierto y es que mi capacidad de trabajo, al menos de momento, no tiene límite", respondió el autor. "Tengo la sensación de que huyo de mí mismo, aunque parece que tengo identificado a ese delincuente que me persigue. Desde muy chico he tenido una cierta ansiedad por la vida que no he podido ocultar".

Juan Cruz habló de lo que para él significa la escritura y la literatura que le gusta hacer. "Reconozco que estoy negado para la ficción. Hay tantos secretos dentro de las vidas de cada uno de nosotros que si te atreves a desvelarlos hay un verdadero filón. Por eso creo que Retrato de un hombre desnudo es un libro para reconocerme y tachar algunas cosas que odio de mí".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de noviembre de 2005