Córdoba acoge un congreso sobre la gestión del patrimonio histórico en 30 años de democracia

El congreso Cultura y Diversidad. 30 años de bienes culturales analiza desde hoy la gestión del patrimonio histórico que se ha realizado en España desde que se restauró la democracia. El encuentro se celebrará en las instalaciones de la Filmoteca de Andalucía y se clausurará en el complejo arqueológico de Medina Azahara.

Según explicó ayer Luis Lafuente Batanero, subdirector General de Protección del Patrimonio Histórico -el organismo dependiente del Ministerio de Cultura que ha organizado el congreso-, la gestión de los bienes culturales está regulada desde que entró en vigor la ley 16/1985. Esta norma, denominada de Patrimonio Histórico Español, fue aprobada en 1985. Ahora, el Gobierno socialista está preparando su reforma. Según informó ayer Lafuente, las conclusiones del encuentro de Córdoba servirán como "punto de partida" para esta modificación. En 2006, la Administración central se reunirá con las diferentes autonomías para intentar consensuar el nuevo texto, que está previsto que se apruebe a lo largo de 2007.

Lafuente sostuvo que la gestión de los bienes culturales en España está marcada desde finales de los años ochenta por la descentralización. Prácticamente todas las competencias en este campo están transferidas a las administraciones autonómicas y sólo quedan algunos flecos como la titularidad de ciertos museos, que no su gestión, y el control de exportaciones y expolios.

El primero de los talleres, que se celebra durante el día de hoy, se titula Pasado, presente y futuro de los bienes culturales. 20 años de la Ley 16/1985. Además de un balance sobre los efectos de esta norma, también se analizará la protección del patrimonio en el ordenamiento español y el reparto competencial. Los responsables del patrimonio cultural de Andalucía, Aragón, Canarias y Castilla y León también explicarán sus experiencias particulares.

El viernes se celebrarán dos talleres. El primero, Patrimonio y Ciencia, se centrará en cómo han influido los avances tecnológicos en la gestión de los bienes culturales. El último taller, Patrimonio y Sociedad, estudiará la relación del legado histórico con otros ámbitos como la economía, la educación o los medios de comunicación.

Lafuente insistió ayer en el "papel residual" que desempeña el Ministerio de Cultura en la gestión del patrimonio. De hecho, todas las comunidades autónomas, salvo Navarra y Murcia, cuentan con su propia normativa, que se basa en la ley estatal que el Gobierno central quiere reformar ahora. Donde sí existen diferencias entre las regiones, según Lafuente, es en la dotación que aporta cada administración y en las fórmulas utilizadas.

El encuentro de Córdoba forma parte del ciclo Cultura en Democracia, que pretende repasar la evolución en los últimos 30 años de las diferentes áreas en las que se divide el Ministerio que dirige Carmen Calvo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 02 de noviembre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50