Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un truco de hace 60 años duplica la eficacia del antiviral Tamiflu

La posibilidad de que el virus de la gripe aviar se adapte al ser humano y cause una pandemia ha desbordado la demanda de Tamiflu (principio activo oseltamivir), el fármaco antiviral de los laboratorios Roche, considerado por la OMS como una "primera línea de defensa" contra el virus.

Pero Joe Howton, director del Centro Médico Adventista de Portland (Oregón), acaba de reparar en un viejo truco que duplica la eficacia del fármaco, según un trabajo periodístico que publicará mañana Nature.

El truco, inventado en la Segunda Guerra Mundial para ahorrar penicilina, consiste en administrar el fármaco junto a un compuesto (probenecida) que dificulta su eliminación por la orina. Howton se dio cuenta la semana pasada de que los propios datos publicados por Roche hace tres años (Drug Metab. Dispos., 30:13) demuestran que la probenecida duplica el tiempo que el Tamiflu permanece en la sangre del paciente, y también su concentración máxima.

La probenecida sigue usándose para aumentar la eficacia de los antibióticos contra la gonorrea y la sífilis, y también en las urgencias de los hospitales, por lo que su perfil de seguridad es bien conocido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de noviembre de 2005