El ex presidente Lucio Gutiérrez es detenido a su llegada a Ecuador

El depuesto mandatario afronta varios cargos, entre ellos el de malversación de fondos

El ex presidente ecuatoriano Lucio Gutiérrez, destituido el pasado abril, fue detenido el sábado por la noche en Quito, nada más regresar desde Colombia, donde había conseguido el asilo político. Gutiérrez había anunciado la víspera su intención de retornar a su país para "recuperar el poder de las manos del usurpador", en referencia al actual mandatario, Alfredo Palacio. El depuesto presidente tendrá que hacer frente a una serie de cargos, desde malversación de fondos y peculado hasta la muerte de un periodista.

Más información

El regreso de Lucio Gutiérrez ha ocasionado preocupación a las autoridades y ha agitado el tenso ambiente político ecuatoriano, que impidió al presidente Palacio acudir a la Cumbre Iberoamericana.

Gutiérrez fue detenido por la policía en el aeropuerto de la ciudad costeña de Manta y trasladado en un helicóptero militar a Quito, donde fue recluido en un pabellón de máxima seguridad del penal García Moreno. Sobre él pesaba una orden de detención preventiva por "atentado contra la seguridad nacional".

En su viaje desde Bogotá lo acompañaron su hermano, el ex diputado Gilmar Gutiérrez, y sus abogados defensores. Cien militares y 50 policías contuvieron a centenares de simpatizantes que intentaban entrar en la terminal aérea. En los alrededores del aeropuerto, y al grito de "El pueblo retomará el poder", algunos "progutierristas" se enfrentaron verbalmente con los "forajidos" (término dado por el propio Gutiérrez a los manifestantes opositores que desencadenaron su destitución). Las fuerzas de seguridad tuvieron que emplear gases lacrimógenos para disolver a ambos grupos. La fiscal Cecilia Armas explicó que hay siete causas abiertas contra Gutiérrez, entre ellas malversación de fondos del Seguro Social; atentado al orden jurídico; la muerte del periodista chileno Julio García, acaecida durante las protestas previas a su derrocamiento; peculado en campañas de propaganda oficial e ilegalidades en la adquisición de equipos para Radio Nacional (gubernamental).

Gutiérrez, no obstante, ha dejado entrever que prepara una contraofensiva judicial en la que podría desempolvar algunos expedientes que pondrían en aprietos a sus advesarios políticos, señala Efe. "No le creo nada y me parece muy bien que haya venido al país, para que responda ante los tribunales", aseguraba el diputado Guillermo Haro, del partido Izquierda Democrática (socialdemócrata).

Haro indicó que Gutiérrez deberá responder también por las aportaciones financieras ilegales recibidas para su campaña electoral de 2002 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), entre otros grupos. Según Haro, Gutiérrez regresó a Ecuador precisamente por miedo a la guerrilla colombiana: "Sé que le dieron 48 horas para que abandonara Bogotá porque se habían sentido traicionados por él cuando fue presidente".

Tras el derrocamiento y fuga de Lucio Gutiérrez, el pasado 20 de abril, Brasil fue el primer país en otorgarle el asilo político. Al poco tiempo, el ex mandatario renunció a su estatus y viajó a Estados Unidos para denunciar ante la Organización de Estados Americanos (OEA) el "golpe de Estado". Sin embargo, la OEA no lo recibió, al presentarse como presidente constitucional de Ecuador, cuando Alfredo Palacio, su antiguo aliado y vicepresidente, ya había sido reconocido internacionalmente como tal. Después, Gutiérrez se dirigió a Perú, donde inició el trámite para su asilo, pero en medio del proceso se trasladó a Colombia, que finalmente se lo concedió el 4 de octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de octubre de 2005.

Lo más visto en...

Top 50