Entrevista:JAUME BALAGUERÓ | Director de cine

"No creo en fantasmas, pero me sirven de inspiración"

Un furioso temporal impide el traslado de los últimos pacientes del hospital infantil Mercy Falls. Los niños que todavía habitan la clínica, ubicada en la británica isla de Wright, son víctimas de una salvaje epidemia sin explicación aparente. Sus huesos se rompen como barquillos. En los pasillos del centro empieza a correr un rumor espeluznante: la causa de su sufrimiento es un fantasma bautizado como la niña mecánica. Las tribulaciones de estos pequeños forman parte del horror cotidiano que Jaume Balagueró desenmaraña en su nueva película, Frágiles, cuyo reparto encabeza Calista Flockhart, la hilarante protagonista de Ally McBeal, que se estrena hoy en España.

La riada de sentimientos que arrastra a los personajes matiza el terror del filme. No se trata de una casualidad caprichosa, sino de un giro incipiente en la cinematografía del director de Los sin nombre. "He querido explorar nuevos caminos. En Frágiles, aunque sea un filme de terror, los sentimientos tienen mucha importancia. Es muy emocional", explica Balagueró. "El miedo es siempre una emoción, pero esta película esconde, además, una historia de amor que busca conmover. Me gustaría que los espectadores se emocionaran al verla, que suceda algo en su interior".

"En 'Frágiles' elegí un estilo narrativo clásico. Es una película serena y cercana a la estética de los cuentos victorianos"
"Los fantasmas tiene, en realidad, una explicación médica. Son proyecciones que surgen del ser humano"

Más información

El cineasta se define como escéptico, a pesar de ser un especialista en turbar al público con iracundos pobladores del más allá. "No creo en fantasmas, pero me sirven de inspiración. Me interesa mostrar la relación entre lo cotidiano y lo desconocido. Mis historias siempre parten de dramas que afectan profundamente al ser humano, las protagonizan personajes que se ven golpeados de pronto por algo inquietante que invade la frontera de la realidad", dice Balagueró, y añade: "Los fantasmas tienen, en realidad, una explicación médica. Son proyecciones que surgen del ser humano. Al morir un ser querido, los primeros tres o cuatro días proyectamos una imagen suya para consolarnos. Es una estampa generada por la mente para combatir el dolor que nos provoca una ausencia insoportable. Ése es el origen de los fantasmas, una invención".

Como marca de la casa, el director de Darkness esquiva otra vez el empleo de efectos especiales, porque prefiere desplegar una narración realista. "Los efectos especiales no me interesan demasiado. Lo que me gusta es contar historias que atrapen. Estoy saturado de ver efectos especiales en el cine. La espectacularidad es efímera, mientras que los buenos relatos no mueren nunca. A mí me deja tocado una historia como la de Million Dollar Baby, no los efectos especiales de Matrix". De ahí que sus criaturas fantasmales adopten una imagen naturalista, poco monstruosa. "Es difícil recrear la imagen de un ente fantasmagórico. Otros lo hacen con seres traslúcidos o luminosos, mientras que yo he optado por el naturalismo. El fantasma es algo que está aquí, pero que pertenece a otro mundo. En Frágiles elegí un estilo narrativo clásico. Es una película serena y cercana a la estética de los cuentos victorianos".

Aunque nunca escribe un guión pensando en un actor determinado, la elección de Calista Flockhart para interpretar a la enfermera Amy le llena de orgullo. "Era perfecta para encarnar al personaje. Tiene un aspecto frágil, porque es muy menudita, y al mismo tiempo posee una fuerza inusitada que transmite con la mirada. Es capaz de evocar una intensidad incontrolable. La actriz que interpretara a Amy debía reunir esos dos rasgos", apunta el director. "Busqué, sobre todo, a alguien con calidad interpretativa, porque es una película de género y debe ser creíble. Un thriller sobrenatural necesita personajes de carne y hueso, gente que transmita verdad. Quería rodar con actores intensos y ajenos a los cánones del género". La colaboración con una estrella estadounidense no tiene mayores connotaciones. "No me planteo trabajar en Hollywood, sólo lo haría si me tentara una buena historia". Eso sí, la exhibición del filme en Estados Unidos está más que asegurada: se distribuirán 1.000 copias de la película. Su productora, Filmax, espera repetir el éxito de Darkness, que recaudó allí 50 millones de dólares entre la taquilla y la venta de DVD.

Frágiles se ha podido ver ya, fuera de concurso, en el Festival de cine fantástico de Sitges. Balagueró aprovechó la presentación del filme para desmentir un chisme muy difundido, que él mismo provocó. En un texto promocional, el director explicaba que la película tenía algo de autobiográfica y reflejaba su estancia de niño enfermísimo en un tétrico hospital. "Mentí. Era una ficción que algunos creyeron verdad y se reprodujo en varios periódicos. Mis tíos llamaron alarmados a mi madre para preguntarle por qué se lo había callado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 13 de octubre de 2005.

Se adhiere a los criterios de