Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ex edil del PP en Camas identifica a Gaviño como autor del otro supuesto intento de soborno

Larrinaga relaciona con su caso al empresario imputado por cohecho a una ex concejal de IU

Eusebio Gaviño, el empresario imputado por un supuesto intento de soborno a Carmen Lobo, concejal no adscrita de Camas (ex de IU), fue identificado ayer por la otra edil que salió del equipo de gobierno de Camas, Inmaculada Larrinaga (ex del PP), como la persona que le hizo una propuesta similar en febrero. Larrinaga denunció a la policía que un hombre, que dio otro nombre, se presentó en su casa y le hizo una oferta para que cambiara su voto, como seis meses después denunció Carmen Lobo. La publicación de fotos de Eusebio Gaviño por este caso permitió ayer a Larrinaga identificarle.

Carmen Larrinaga fue protagonista a principios de año de un convulso episodio en la vida política del Ayuntamiento de Camas. Tras la salida de la concejal Carmen Lobo del gobierno local en 2004, los partidos que lo sustentaban (PP, IU y PA) apenas contaban con un concejal más que la oposición. En enero, Larrinaga anunció que también se iba del gobierno local por profundas desavenencias con sus dirigentes y que apoyaría una moción de censura que abanderaba la oposición, entonces con mayoría. Tras varias pintadas amenazantes y la presión del PP, Larrinaga dio marcha atrás, y la moción -que el PSOE trató de retirar, ya que sólo se puede presentar una por mandato- fracasó. Tras unos pocos días más en el gobierno local, Larrinaga lo abandonó definitivamente y pasó a ser concejal no adscrita, como Carmen Lobo.

Un mes después, el 18 de febrero, Larrinaga recibió en su domicilio la visita de una persona que no conocía, que se presentó con el nombre de Emilio Romero. Esta persona, según consta en la denuncia que Larrinaga hizo ante la policía un día después, insistió en hablar con ella en representación de "una institución de Madrid" preocupada por la situación política del Ayuntamiento de Camas. Ante la concejal y su marido, les intentó persuadir de la necesidad de que Larrinaga se ausentase de un pleno municipal para permitir que se aprobaran los prespuestos municipales y una operación urbanística en la zona de Vega del Rey. Según la denuncia policial, esa persona insistió en que el desarrollo económico de la localidad estaba comprometido por el bloqueo político. Y planteó que la institución que representaba, que no identificó, le aseguraría la "estabilidad económica de por vida", con una "mensualidad millonaria". Agregó además que los "tres pilares del Ayuntamiento de Camas" ya tenían dinero asignado "en paraísos fiscales" y que esa vía sería también la empleada con ella.

Larrinaga, que rechazó la oferta, relató todos los detalles de la propuesta en la denuncia ante la policía, así como que en la carpeta que llevaba esa persona figuraba otro nombre, "Eusebio Santos Romero" y que dejó dos números de teléfono móvil antes de irse, por si cambiaba de opinión.

La denuncia de Larrinaga ante la policía pasó a ser investigada por el juzgado de Instrucción número 18 de Sevilla. Su similitud con la operación denunciada seis meses después por Carmen Lobo, la otra concejal no adscrita de Camas, son evidentes. Lobo y su amigo Francisco Javier Gordo grabaron dos conversaciones en las que Gaviño hacía ofrecimientos económicos por el cambio de voto de la edil -el empresario llegó a dar un sobre con 12.000 euros a Lobo-, con la supuesta aquiescencia del alcalde, Agustín Pavón, y dos ediles, Antonio Enrique Fraile (ex PP) y José del Castillo (ex PA). Los cuatro han sido citados a declarar por un juez como imputados por un supuesto delito de cohecho.

En su investigación, la policía pinchó un teléfono a Eusebio Gaviño, cuyo número coincidía con el que dejó la persona que habló con Larrinaga en febrero. Ayer, la concejal cerró el círculo de coincidencias al identificar al empresario gracias a una foto publicada en este periódico. "Él es la persona que nos visitó, mi marido también lo ha reconocido", aseguró ayer Larrinaga. "Todo lo que me ocurrió a mí, es un anticipo de lo que luego ha sucedido con Carmen Lobo", agregó la concejal. "Sólo espero que la justicia haga lo que tenga que hacer y que quede claro que no todo el mundo se mueve por enriquecer su patrimonio", añadió Larrinaga, quien especificó que consultará con sus abogados una próxima ampliación de su denuncia ante el juzgado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de octubre de 2005