Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Regreso a la Luna

La NASA ha anunciado que planea regresar a la Luna en 2018 con una misión más ambiciosa que la pionera de 1969 -cuatro astronautas y una semana de estancia en la zona meridional del satélite- recurriendo al nuevo Vehículo de Exploración Tripulada (CEV, en sus siglas en inglés), que se prevé esté operativo en 2012 y que reemplazará a los actuales transbordadores con un sistema mixto de cohetes propulsores, a semejanza de los Saturno, y naves reutilizables. Los expertos sostienen que el plan es factible, pero muchos dudan de que el compromiso anunciado por su nuevo director, Michael Griffin, se realice debido al escepticismo y resistencia del Congreso a incrementar el presupuesto de la agencia en más de 100.000 millones de dólares en los próximos 13 años.

No soplan buenos aires para la NASA en la colina del Capitolio, pese a que el presidente Bush se comprometiera en 2004 a volver a la Luna antes de 2020 y a llegar a Marte en torno a 2030. Los responsables de la agencia están inmersos en la fase del relevo de las actuales lanzaderas, que en teoría deben seguir siendo utilizadas hasta 2010, cuando se espera que esté terminada la Estación Espacial Internacional (ISS), cuya construcción acumula gran retraso debido al accidente del Challenger en 2003. El futuro y la utilidad de la ISS, un proyecto de EE UU con Rusia, Japón, Canadá y la Unión Europea, que al final será considerablemente menor de lo previsto, es objeto también de divisiones dentro de la comunidad científica mundial. Sin embargo, sería equivocado abandonar la filosofía de este tipo de programas conjuntos.

La exploración espacial no debería ser tarea exclusiva de un país, sino fruto de la cooperación mundial para abaratar costes y beneficiar a todos. Y dentro de esa línea no estaría de más potenciar al máximo las misiones no tripuladas, que son menos gravosas, más seguras y proveen de abundantes datos científicos como están demostrando las últimas a Marte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de septiembre de 2005