Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una televisión local ocupa el canal que invadió Telemadrid sin permiso

La guerra de las televisiones en la Comunidad de Madrid que libran el Gobierno de Esperanza Aguirre (PP) y el Ministerio de Industria adquirió ayer un nuevo perfil al ocupar la emisora local Tele K el canal 40, el mismo que desde el pasado día 15 utiliza Telemadrid para emitir, sin autorización, su segunda programación, que opera bajo la marca laOtra.

Tras detectar interferencias en su señal, el ente autonómico acusó a Industria de impedir "la normalidad" de sus emisiones. Paralelamente, el Ejecutivo regional pidió al Gobierno central que actuara contra este "acto de piratería de las ondas". Apelando al refranero, el presidente de Tele K, Francisco Pérez, sentenció: "Quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón".

Tele K opera desde 1993 con una programación enfocada al desarrollo social, cultural y educativo de Vallecas. Hasta ahora ha utilizado el canal 30 del UHF. Ayer amplió su señal al 40, el mismo que invadió Telemadrid seis días antes tras expulsar de esa frecuencia a Duson TV, gestionada por un ciudadano coreano.

Pérez invocó la Ley de Televisión Local, de 1995, y subrayó que Tele K tiene "mayor derecho" a utilizar una frecuencia vacante (el canal 40), al menos en los próximos meses, ya que desde el momento en que se dicte un fallo firme sobre el concurso que adjudicó las televisiones locales en Madrid, los operadores que no obtuvieron una licencia podrán seguir en el aire durante seis meses. Sobre aquel concurso, resuelto por Aguirre el pasado 5 de agosto, pesa un recurso de alzada y dos contencioso-administrativos, presentados por Tele K y Localia (participada por el Grupo PRISA).

"Igualdad ante la ley"

Los gestores de Tele K se apoyan en el principio de "igualdad ante la ley". Pérez aseguró que mientras que Aguirre abrió el pasado marzo un expediente de cierre a 21 televisiones locales por emitir sin licencia, la Comunidad no puede erigirse "en el principal infractor" al promover las emisiones de laOtra sin la preceptiva autorización de Industria. "Nos resistimos a la pretensión de un Gobierno regional de privarnos del espectro radioeléctrico para sustituir a las actuales televisiones locales por una red pública y privada de emisoras al servicio de los intereses del PP", mantuvo.

Telemadrid subrayó la "absoluta legalidad" y "viabilidad técnica" de laOtra en su versión analógica. El ente autonómico anunció que había tomado medidas para resolver las deficiencias en la captación de la señal y arremetió contra el departamento que dirige José Montilla: "Todo parece indicar que se trata de una maniobra más de Industria para impedir la normalidad de las emisiones de laOtra tras el intento de cierre del pasado lunes".

El secretario general del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, reclamó también la intervención de Industria para prohibir la ocupación de las ondas por parte de Tele K, ya que constituye "un hecho gravísimo contra la libertad de expresión". El ministerio respondió que, según sentencias del Tribunal Constitucional, prevalece la actuación sancionadora de una comunidad autónoma sobre la de la administración central, si la primera tiene competencia sobre un servicio de televisión.

El secretario de Comunicación de los socialistas madrileños, Miguel Ángel Sacaluga, dijo que Aguirre persiste en situarse al margen de la normativa vigente y se acoge a "la ley de la selva". "Con una mano está incumpliendo la ley y, con la otra, reivindica que se aplique a los demás".

En su reunión de ayer, el Consejo de Administración de Telemadrid aprobó una resolución (con el respaldo del PP y el voto en contra de PSOE e IU) de apoyo a las emisiones analógicas de laOtra. Los socialistas expresaron su "rotunda oposición" por entender que representan "un verdadero acto de piratería". IU pidió que el segundo canal comience a operar en condiciones de "rigor, legalidad y transparencia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de septiembre de 2005