Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
DEBATE DEL ESTADO DE LA REGIÓN

Simancas: "Discurso de autobombo y promesillas de corto alcance"

El PSOE lamenta que Aguirre excluya a los grupos de oposición del pacto por la sanidad

Esperanza Aguirre hizo ayer un discurso "previsible", "triunfalista", lleno de "autobombo" y vacío de soluciones a los problemas reales de los madrileños. Es la conclusión del socialista Rafael Simancas, que esperaba "algo más", y lo resumió así: "Ha sido un catálogo de promesillas de medio pelo, de corto alcance. Ninguna atención a cuestiones de fondo y, como siempre, mucha agresividad contra el Gobierno central". Simancas lamentó que el pacto por la sanidad anunciado por Aguirre no incluya a la oposición ni al Ejecutivo.

Tras escuchar el discurso de la presidenta regional, los responsables de comunicación del Grupo Socialista se encerraron en un despacho y elaboraron un documento con 50 puntos. En él arremeten contra las "falsedades" dichas por Aguirre -la primera de todas, la reducción a 30 días de la lista de espera quirúrgica, que el PSOE atribuye a una "trampa contable"-; las "ausencias" o cuestiones que la presidenta prefirió no mencionar -la crisis en el hospital Severo Ochoa de Leganés, el "caos" en el inicio del curso escolar, la precariedad laboral, el precio de la vivienda, la polémica concesión de licencias de televisión-, y los "incumplimientos" en la gestión autonómica -de nuevo, las listas de espera, pero también el desarrollo del Pacto Local o la apertura del metro las 24 horas-.

"Aguirre ha perdido una gran oportunidad, porque durante los días precedentes hemos estado ofreciéndole pactos en cuestiones fundamentales, como la sequía, las obras o la sanidad. Éste podría haber sido el debate de los acuerdos. Ella lo ha frustrado", sentenciaron desde el PSOE.

Cinco fueron las medidas fundamentales anunciadas por la presidenta: un "pacto por la sanidad" con patronal y sindicatos, la reducción a 40 días de la lista de espera para realizar mamografías, la gratuidad de los libros de texto para las familias numerosas, el nombramiento de un consejero responsable de Inmigración y la elaboración de un plan de "defensa del arbolado urbano" para evitar talas masivas. Todas le parecieron a Simancas y a su grupo "de muy corto alcance", inconcretas y "decepcionantes".

Listas de espera

Empezando por el pacto sanitario. El portavoz del PSOE desconfía de los términos de ese acuerdo, pero, sobre todo, no entiende por qué la oferta de Aguirre se dirige sólo a patronal y sindicatos y no a los grupos políticos ni al Gobierno central. "Es que ni siquiera ha mencionado el reciente acuerdo para la financiación sanitaria. Es irresponsable", protestó Simancas. "¿Y la reducción de la lista de espera para las mamografías? Sí, la intención es positiva, pero insuficiente", subrayó. Los socialistas temen, además, que el PP aplique a ese compromiso "las mismas trampas contables" que le han hecho reducir oficialmente a 30 días la lista de espera quirúrgica.

Tampoco se libró de las críticas del PSOE el análisis "frívolo" que, a su juicio, hizo Aguirre sobre la situación de la educación en la Comunidad. "¿De verdad cree que el problema educativo se soluciona regalando los libros de texto sólo a las familias numerosas? Lo que hay que hacer es apostar por la educación pública, y, entre otras cosas, generalizar la gratuidad de los libros a todas las familias, algo que ya hacen comunidades gobernadas por el PSOE, como Castilla-La Mancha y Andalucía, o por el PP, como Galicia y La Rioja", opinó el responsable de Educación del PSOE, Adolfo Navarro.

La próxima creación de una Agencia para la Inmigración, cuyo titular tendrá rango de consejero, no tiene para los socialistas más valor que el de "solucionarle a Esperanza Aguirre algún ajuste de personas en su Gobierno". "No es creíble que ahora el PP diga que se ocupa de los inmigrantes", dijo Simancas. "La Comunidad de Madrid ni siquiera ha firmado aún el convenio con el Gobierno central para recibir el dinero que le toca tras el último proceso de regularización. Es un asunto que no le interesa, nunca le ha interesado. Y la prueba es que desde 2003 está pendiente la realización del segundo Plan de Inmigración".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de septiembre de 2005