Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Riqueza de los americanismos

El Diccionario de americanismos ha figurado entre los asuntos de mayor relieve de la reunión de Salamanca, ya que no sólo era un deseo de las academias americanas, sino que se trata de la realización de una vieja idea que nació en el seno de la Academia Española en el siglo XIX. Por fin se podrá contar con el borrador final dentro de tres años y la publicación está prevista en 2009.

El impulsor de ese diccionario y secretario general de la Asociación de las Academias, Humberto López Morales, ha puntualizado que "siempre se ha querido disponer de un gran diccionario de americanismos, primero porque se necesita saber y aprender del español de América y, también, por razones más prácticas, puesto que hasta este momento, aunque las cosas han ido mejorando notablemente, el Diccionario de la lengua española se ha visto obligado a proceder según la cantidad y calidad de información llegada de países de Hispanoamérica, que a veces ha sido algo diferente y, desde luego, distinta". Por ello, López Morales ha indicado que con "un gran Diccionario de americanismos se podrá contar fácilmente con mucha riqueza de información, una vez establecidos los criterios que decidamos que deben tener los americanismos para pasar a este gran repertorio de la lengua española". Además, "supondría enriquecer sustancialmente y con mucho rigor la presencia de América en nuestro gran diccionario mayor".

Esencia de la lengua

Los directores de las 22 academias han tratado también sobre la renovación del "diccionario grande" de la lengua, el de la Real Academia Española, porque el resultado de la sedimentación de siglos, como ha señalado Víctor García de la Concha, requiere "trabajarlo permanentemente, ya que es necesario actualizarlo, modernizarlo en su conjunto, y en eso estamos con la aportación ahora de todas las academias".

Pero, en relación con ese diccionario, también se ha otorgado atención al Diccionario esencial de la lengua, que aparecerá en la primavera de 2006, con motivo de la Feria del Libro. Se trata de "un corpus que desgrava al diccionario grande de las palabras en desuso y se fija más, predominantemente, sin excluir a las otras por entero, en lo que es esencial en la lengua española", ha avanzado el director de la Academia Española.

Por lo que se refiere al proyecto más reciente, y que se ha marcado como referencia de mayor relieve, el Diccionario histórico, en las sesiones plenarias se ha fijado el calendario de 15 años para establecer un núcleo de 50.000 palabras básicas del español. Para ello, bajo la dirección del académico José Antonio Pascual, "se trabajará con un programa muy calculado por trienios y en cada etapa se rendirá cuenta de los resultados, de modo que a los 15 años se cuente con el diccionario básico". La obra, para la que en Salamanca se han establecido las líneas generales de trabajo en colaboración de todas las academias, está respaldada con la decisión del Gobierno de España de considerarla "proyecto de Estado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de septiembre de 2005