Reportaje:

La nueva línea del cielo de Barcelona

La torre Agbar, el edificio de Gas Natural y los hoteles de la nueva Diagonal simbolizan el cambio de escala de la ciudad

La entrada a Barcelona por mar puede ser una de las mejores formas de ver la transformación de la línea del cielo de la ciudad, el skyline barcelonés. Hace cinco años, las torres que destacaban eran las de la Sagrada Familia y las de la Villa Olímpica, además de las que, con menos altura, se empezaron a alzar en la década de 1960 diseminadas por el Eixample y la singular de Ciutat Vella: la torre Colón, construida en 1970. De hecho, ese edificio, con sus 28 plantas de altura y 110 metros, fue el que rompió de forma determinante la imagen de la ciudad desde la costa. La llegada por mar en los últimos años, especialmente a partir de 2002, ofrece un panorama completamente diferente, sobre todo al Levante, desde el arranque de la nueva Diagonal hasta el frente marítimo. Es ahí donde se ha concentrado la construcción de edificios singulares, entendiendo como singular la altura, ya que muchos superan los 80 metros. No todos los proyectados se han levantado, como el hotel de la plaza Fórum, y otros tardarán años en ser visibles. Los que se citan a continuación son algunos de los más singulares ya acabados o en diferentes fases de proyecto. Todos tienen un común denominador: han sido ideados por arquitectos de firma. Algo que ha suscitado, y sigue provocando, polémica.

Glòries, la nueva Diagonal y el frente marítimo concentran las torres de altura
La torre de Aguas será uno de los nuevos iconos de la ciudad con sus 144 metros

- Torre Agbar. La torre de Aguas de Barcelona -que se inaugurará oficialmente mañana- ya está ocupada por los trabajadores de la compañía. Uno de los edificios más bautizados de Barcelona se alza hasta los 144 metros y es obra del arquitecto francés Jean Nouvel y el equipo del estudio B720, dirigido por el arquitecto Fermín Vázquez.

- Gas Natural. Al lado del mar, donde nació la compañía hace ahora 100 años, en 1905. Con forma que recuerda un mascarón de barco y sus 85 metros acristalados, parece dialogar con las cercanas torres de la Villa Olímpica. Diseñado por los arquitectos Enric Miralles y Benedetta Tagliabue, el edificio del gas está casi terminado.

- Torres Mapfre y Arts. Las dos fueron el símbolo de la Barcelona Olímpica. Trepan hasta los 152 metros, la máxima altura que se construye en Barcelona, que parece tener muy en cuenta no sobrepasar los 170 metros proyectados de la torre más alta de la Sagrada Familia. La torre Mapfre fue obra del arquitecto español De León y el hotel Arts fue diseñado por el estudio norteamericano SOM en equipo con el arquitecto Bruce Graham.

- Hotel Princess. En el número 1 de la Diagonal, uno de los símbolos de la zona del Fórum y del cambio de escala que se ha producido en el Levante de la ciudad. Sus 109 metros, con una marcada arista en el vértice de la Diagonal, fueron diseñados en el estudio de Óscar Tusquets. La terraza de ese hotel de lujo es un estupendo mirador sobre la fachada marítima.

- Conjunto Diagonal Mar. Es el resultado final de una de las operaciones urbanísticas más controvertidas de Barcelona, precisamente por tratarse de torres -viviendas y oficinas- que superan los 70 metros de altura.

- Torre Nova Diagonal. Lleva la firma del arquitecto francés Dominique Perrault y sus 111 metros de altura acogerán un hotel de lujo, ya en construcción, que se alzará en la esquina de la Diagonal con Pere IV, justo frente al proyectado parque central del Poblenou, que lleva la firma de Jean Nouvel.

- Triángulo ferroviario de la Sagrera. El proyecto es del arquitecto norteamericano Frank O. Gehry y será la pieza estrella del triángulo ferroviario de la Sagrera y uno de los edificios más espectaculares de Barcelona. No sólo por su altura, de 145 metros, sino también por su forma, que se asemeja al velo de una novia, según definición del propio Gehry. El promotor es el consorcio de la Zona Franca, que busca "novios" para el edificio, el cual en principio no tiene un uso definido.

- Edificio Glòries. Edificio de oficinas municipales diseñado por el arquitecto Federico Soriano, que inicialmente dibujó una torre de 130 metros de altura con forma ondulada frente a la torre de las Aguas. Finalmente, el proyecto reduce la altura a 80 metros.

- Edificio Vela. Proyectado por Ricardo Bofill, inicialmente con una altura que sobrepasaba los 100 metros, se alzará hasta los 86 en la nueva bocana del puerto. Será un hotel de lujo con forma de vela.

- Hotel Hesperia. Sus 105 metros se imponen ya en la nueva configuración de la Gran Via a su paso por L'Hospitalet. Obra de Richard Rogers, el Hesperia será un hotel de lujo que quiere marcar la entrada a Barcelona desde el aeropuerto. No estará solo puesto que muy cerca, en la Fira, se levantarán las dos torres de 114 metros de altura de Toyo Ito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de septiembre de 2005.

Lo más visto en...

Top 50