INTEGRACIÓN ENERGÉTICA

Gas Natural se lanza sobre Endesa

La gasista da luz verde a una OPA "no solicitada" sobre la primera eléctrica, por 22.551 millones

Gas Natural revolucionó ayer el sector energético español con una Oferta Pública de Adquisición (OPA) sobre el 100% de Endesa, el mayor peso pesado eléctrico del país y dos veces mayor que la gasista. Su objetivo es crear el cuarto operador por capitalización bursátil de Europa, tras E.On, Enel y RWE, valorado en más de 31.000 millones de euros y con 30 millones de clientes en 11 países. Si los planes de la gasista, comunicados anoche a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), salen adelante, será la mayor compra jamás realizada en España. En segunda posición quedaría la adquisición de Airtel por Vodafone, que totalizó 13.900 millones de dólares. La oferta de Gas Natural, controlada por La Caixa y Repsol, asciende de 22.551 millones de euros (3,75 billones de las antiguas pesetas), o 21,3 euros por acción.

Más información

La oferta de la gasista supone una prima del 14,8% sobre el cierre del pasado viernes y un 19,4% sobre la media de los últimos seis meses. Un 34,5% del pago lo ofrece en metálico, mientras el 65,5% restante se propone como canje. Los accionistas de Endesa recibirán por cada título 0,569 acciones de Gas Natural y 7,34 euros en efectivo.

La OPA, condicionada a la aceptación de un 75% del capital de Endesa y a que ésta modifique sus estatutos para tener acceso a su consejo, pilló desprevenida a la primera eléctrica, que llegó a calificar el asalto de Gas Natural de "OPA hostil en toda regla". Técnicamente, es una oferta "no solicitada", precisaron fuentes próximas a la empresa gasista, que ayer noche todavía "esperaban que no sea hostil". Aludían así a un supuesto intento de pacto con el presidente de Endesa, Manuel Pizarro, y también con su principal accionista, Caja Madrid.

La segunda caja de ahorros española también fue pillada por sorpresa. Caja Madrid rivalizó hace unos meses con La Caixa por ganar peso e influencia en el accionariado de Endesa, en la que aumentó su participación del 5% al 9% y nombró consejero a Alberto Recarte, asesor del anterior Gobierno del PP.

Compromiso de Iberdrola

Los planes de Gas Natural de sumar fuerzas con una eléctrica se reactivaron desde el último cambio de Gobierno, ya con Endesa en su punto de mira. Ahora da el esperado paso al frente con la complicidad de la principal competidora de Endesa: Iberdrola. Ésta se quedaría con un 20% de los activos del grupo resultante en Italia, Francia (Smet) y España, valorados entre 7.000 y 9.000 millones de euros. Y así lo aprobó por unanimidad el consejo de administración de la segunda eléctrica del país. La gasista busca con esta alianza sortear los problemas de la competencia, y en el envite, ofrece desprenderse de 1,25 millones de clientes.

La operación, que en paralelo también se planteó en EE UU, no fue en cambio sorpresa para el Gobierno. Este había sido informado de los planes de la gasista. Oficialmente no se pronunciará de forma explícita hasta que el Tribunal de Defensa de la Competencia y la Comisión Nacional de la Energía (CNE) tomen cartas en el asunto. El vicepresidente económico, Pedro Solbes, puntualizó, contra el parecer de algunos analistas que la operación se ha planteado "en términos económicos", negando así cualquier "tinte político" a su lanzamiento.

El proyecto entrará enseguida en el ámbito del organismo regulador (que en 2003 vetó la oferta de Gas Natural sobre Iberdrola y, antes, la fusión de Endesa e Iberdrola). La CNE estrenó hace pocos meses presidenta. Se trata de María Teresa Costa, ex secretaria general de Industria y Energía de la Generalitat y considerada próxima al ministro de Industria, José Montilla. Pero Costa ha reclamado siempre su "independencia". El Libro Blanco de la generación eléctrica que encargó el Gobierno a expertos independientes concluyó que la concentración en el mercado era uno de los principales obstáculos del sector energético, aunque Montilla se desmarcó de ese enfoque.

De salir adelante el nuevo intento de Gas Natural por ganar tamaño a través de una adquisición, el sexto movimiento de gran calado en los últimos seis años, el grupo resultante -que tendría sede en Barcelona y dos sedes corporativas en Madrid y en la capital catalana- supondría una vuelta al pasado en la estructura societaria de Endesa.

El plan pasa por la territorialización de dicha estructura, con sociedades encargadas de la distribución y la generación en Cataluña, Aragón, Andalucía, Canarias, Baleares y Madrid. La decisión acerca la toma de decisiones al territorio, pero también tiene implicaciones fiscales.

La oferta de Gas Natural, cocinada en pleno agosto por 70 expertos y técnicos, obtuvo la luz verde de su consejo de administración ayer mismo, por unanimidad. Fuentes próximas a la gasista apuntaron que el actual presidente de la gasista, Salvador Gabarró, se perfila como el próximo presidente de la empresa resultante si triunfa la operación, que ya tiene nombre.

Plan de inversiones

Gas Natural ha convocado una junta extraordinaria de accionistas en la que pedirá autorización para ampliar capital y poder así financiar parte de la OPA. La gasista también contaría con un préstamo de Société Générale, UBS y la propia Caixa. El grupo tiene previsto un plan de inversiones que se elevan a 17.000 millones de euros desde este ejercicio hasta 2009. Más del 60% de estas inversiones se realizaría en España para "garantizar la calidad del servicio".

La gasista cuenta con el respaldo de sus dos socios de referencia, La Caixa y Repsol. "En tanto que accionistas de las compañías implicadas, impulsamos la estrategia de aglutinar nuestra presencia empresarial" en el sector, declaró a este diario el presidente de la caja, Ricard Fornesa, quien insistió en que el protagonismo corresponde a Gas Natural y a su presidente. La primera caja española, que en mayo de 2004 había abordado al más alto nivel con Endesa una posible fusión con Gas Natural y Aguas de Barcelona que entonces se planteó como "amistosa" (ver EL PAÍS del 28 de mayo de 2004), ha disminuido su peso en el capital de la eléctrica, y se ha quedado con un 2,03%.

La operación, cuya comunicación oficial se fue retrasando a lo largo de la tarde "porque había que cumplir con todos los trámites preceptivos", fue precedida de fuertes rumores desde buena mañana de ayer que provocaron una escalada en las acciones de todas las eléctricas, hasta el punto de que la CNMV decidió suspender la cotización de Endesa y de Gas Natural. Las acciones de la eléctrica habían aumentado su valor un 2,86%, hasta los 19,09 euros por título. La gasista había subido un 1,14%, hasta los 24,79 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de septiembre de 2005.

Lo más visto en...

Top 50