Batasuna culpa a Balza de los disturbios y le insta a "que tome buena nota"

El Gobierno vasco acusa a los siete detenidos en San Sebastián de desórdenes públicos

La ilegalizada Batasuna culpó ayer al consejero vasco de Interior, Javier Balza, de los incidentes registrados el domingo en San Sebastián tras la intervención de la Ertzaintza para impedir el desarrollo de la manifestación, prohibida por el Gobierno autónomo. "Batasuna dijo que no quería incidentes. Nosotros no los tuvimos. Y lo que pasó es responsabilidad del señor Balza", dijo el dirigente de Batasuna Joseba Álvarez. "Que tome buena nota de que ese tipo de actuaciones lo único que produce son heridos y golpeados". La Ertzaintza detuvo durante los altercados a siete personas, a las que la consejería de Interior acusa de desórdenes públicos y de participar en una marcha prohibida.

"Es un escándalo que, a estas alturas, cuando se quiere hacer una manifestación en defensa de un proceso de paz, al día siguiente tengamos que estar hablando de heridos, aporreados, detenidos, de culatazos...". Lo dijo el dirigente de Batasuna ayer a mediodía en San Sebastián, mientras dos centenares de simpatizantes de la izquierda abertzale, entre ellos el ex edil donostiarra y convocante de la marcha Iñigo Balda, coreaban a sus espaldas consignas a favor de la lucha -Borroka da bide bakarra (La lucha es el único camino) o Jo ta ke irabazi arte (Dale que te pego hasta la victoria)- y contra la represión, durante el acto que realizan cada 15 de agosto en homenaje a la ikurriña. Esta concentración había sido comunicada y no fue prohibida.

"Balza mandó más tropas que nunca para impedir la manifestación", señaló Álvarez. "Nosotros como Batasuna dijimos que no queríamos incidentes y ante esa provocación y ante esa presencia abrumadora de la policía autónoma cogimos y nos metimos en la Parte Vieja", dijo. La "ausencia de incidentes" durante el recorrido que improvisaron por esas calles demuestra, a su juicio, que "cuando no está la Ertzaintza no se producen incidentes". Lo que ocurrió "en el centro de Donostia [la quema de mobiliario urbano]", sentenció Álvarez, "no es responsabilidad de Batasuna, es responsabilidad del señor Balza". "Que tome buena nota", afirmó, de que esa actitud "no es el camino a seguir en un proceso" hacia la paz.

La intervención de la Ertzaintza, que cargó con contundencia para disolver a los simpatizantes de la izquierda abertzale, se saldó con una veintena de heridos, todos de escasa consideración, y siete detenidos a los que Interior acusa de un delito de desórdenes públicos y otro de participación en una manifestación prohibida. Los agentes, que también investigan la posible vinculación de estos arrestados con la kale borroka, trabajaron todo el día en el análisis de las grabaciones de los altercados. Trataban de identificar, según fuentes policiales, a los autores de las agresiones y de los destrozos de material urbano, y de determinar si algunos pudieron cometer o no apología del terrorismo al corear consignas. Los siete detenidos pasarán hoy a disposición judicial.

La actuación de los agentes destacados en el Boulevard donostiarra estuvo guiada, según Interior, por un criterio de proporcionalidad. Los ertzainas, aseguran sus responsables, trataron de causar el menor impacto entre los ciudadanos que abarrotaban el centro de San Sebastián en las horas previas al inicio de las fiestas de Semana Grande.

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Paulino Luesma, ha encargado sendos informes a la Guardia Civil y al Cuerpo Nacional de Policía (CNP) sobre los incidentes para remitirlos cuanto antes a la fiscalía.

Por otro lado, el secretario de Libertades Públicas del PP, Ignacio Astarloa, culpó al Gobierno de Zapatero del rebrote de la kale borroka: "Ha devuelto la violencia a las calles y ha vuelto a multiplicar escenas que no conocíamos desde hace mucho tiempo", declaró en Sevilla, informa Manuel J. Albert.

El desafío de los terroristas

El dirigente popular culpó al presidente José Luis Rodríguez Zapatero de haber impulsado una política antiterrorista que provoca que "el Estado de derecho esté diluyendo su capacidad para afrontar el desafío de los terroristas". "Todas las alarmas están encendidas", dijo. Astarloa exigió al Gobierno que abandone su política actual, "que ha modificado la buena marcha de la política antiterrorista (...) que estaba derrotando a ETA" y que habían "trazado de común acuerdo el PP con el PSOE".

El secretario general del PSOE, Diego López Garrido, aseguró, por su parte, que el Gobierno vasco y la fiscalía depurarán "todas las responsabilidades administrativas y penales" por los disturbios de San Sebastián.

El secretario general de EA, Unai Ziarreta, aseguró que la ilegalizada Batasuna está echando un pulso al Ejecutivo vasco "para sacar algún tipo de rentabilidad política".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de agosto de 2005.

Lo más visto en...

Top 50