Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex director del programa petróleo por alimentos, acusado de recibir sobornos

Un informe de la ONU revela que el chipriota Benon Sevan cobró ilegalmente 120.000 euros

Benon Sevan, el alto funcionario de Naciones Unidas que dirigió el programa humanitario petróleo por alimentos para Irak entre 1996 y 2003, fue acusado ayer de haber recibido sobornos de una contratista egipcia que comerciaba el crudo iraquí. A petición de la comisión que examina el alcance del fraude en ese programa, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, retiró ayer a Sevan la inmunidad diplomática. Otro funcionario de la ONU, el ruso Alexander Yakovlev, fue detenido ayer. La investigación referida a Annan y a su hijo Kojo sigue abierta.

La tercera entrega de la investigación, que realiza una comisión independiente dirigida por el estadounidense Paul Volcker, ha tenido consecuencias inmediatas. La comisión había acusado en febrero a Benon Sevan, chipriota de 67 años y considerado como una de las personas más cercanas a Kofi Annan, de incurrir en un conflicto de interés y de realizar movimientos bancarios dudosos. La investigación precisa ahora que Sevan recibió sobornos en efectivo por valor de 147.184 dólares (unos 120.000 euros).

El secretario general de la ONU retiró ayer la inmunidad diplomática a Senan, después de que Volcker anunciara que hay pruebas suficientes para procesarlo. Sevan tiene una situación especial en la ONU: oficialmente jubilado, seguía cobrando un sueldo simbólico de un dólar al año.

El informe explica que los sobornos que recibió Sevan procedían de la compañía African Middle East Petroleum (AMEP). Gracias a los contratos que AMEP recibió de la ONU, la intermediaria petrolera vendió 7,3 millones de barriles de crudo. En la trama participó Fred Nadler, amigo de Sevan y hermano de Leia Boutros-Ghali, esposa del ex secretario general de la ONU, Boutros Boutros-Ghali. Nadler tenía vínculos familiares con el presidente de AMEP, Fakhry Abdelnour, quien a su vez era primo de Boutros Boutros-Ghali. El informe no cita a ningún miembro de los Boutros-Ghali, aunque Paul Volcker no descartó que la cuestión pueda ser tratada en próximos documentos.

Sevan rechazó las acusaciones. "Que me sacrifiquen por oportunismo político no va a parar las críticas ni ayudar a la organización", dijo.

Funcionario detenido

Simultáneamente, el ruso Alexander Yakovlev, al que la comisión Volcker acusa de haber recibido sobornos por un millón de dólares, fue detenido ayer por la policía de Nueva York, después de que Annan levantara su inmunidad. Yakovlev, encargado de la contratación de inspectores para el programa humanitario, había creado una sociedad para facilitar los pagos que recibía a cambio de pasar información a empresas contratadas por la ONU. Según la fiscalía de Manhattan, Yakovlev se declaró anoche culpable de los cargos.

Sobre el expediente que afecta a Kofi Annan, Volcker se limitó a decir que sigue abierto para aclarar la relación de la familia del secretario general con la empresa suiza Cotecna, para la que trabajaba su hijo Kojo, y que después se hizo con un contrato de inspección del programa humanitario. Según Volcker, sigue habiendo cuestiones "para las que no hay una respuesta satisfactoria". "Continuamos buscando documentos", precisó.

Las revelaciones de la comisión están poniendo en cuestión los controles internos de la ONU en un programa que movilizó 64.000 millones de dólares (51.750 millones de euros).

Volcker tiene que publicar dos informes más, sobre el papel del Consejo de Seguridad y sobre las ONG y las 4.500 contratistas que participaron en el programa. Petróleo por alimentos se lanzó en 1996 para mitigar los efectos en la población del embargo impuesto a Irak por la comunidad internacional tras la invasión de Kuwait, hace ahora 15 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de agosto de 2005