Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

¿De qué se ríen los franceses?

Pierre Salvadori explora el sentimiento de culpa en 'Usted primero', su nuevo trabajo

Es difícil estrenar comedias en el extranjero porque existen variaciones en el sentido del humor", así de temeroso se mostraba el director de Usted primero, Pierre Salvadori (Túnez, 1964), ante lo que se augura un éxito de taquilla. Usted primero, precedida por la buena acogida que obtuvo en las salas francesas en 2003, se estrena ahora en España con 120 copias de la versión doblada. "Por el bien de los distribuidores espero que no haya tantas diferencias entre el humor francés y el español", decía entre la broma y la arcana inquietud.

Salvadori estuvo en Madrid presentando su película y citó algunos de sus referentes en el cine cómico: Buster Keaton, Chaplin, Lubitsch, Wilder, Rappeneau, Veber, la comedia italiana de los años sesenta y setenta... O sea, todos. Todos excepto el gran cómico del celuloide francés, el único del país galo -con permiso de Max Linder y de Louis de Funès- que de verdad no conoció las fronteras de la risa: Jacques Tati. Y es que desde que el director de Mon oncle o Jour de fête falleciera en 1982, la comedia francesa no había tenido demasiada trascendencia al sur de los Pirineos. Sin embargo, quizá a partir del estreno en 1998 de La cena de los idiotas, de Francis Veber, el cine cómico del país vecino recupera su vocación internacional. ¿Es realmente el humor un producto de difícil exportación? "Es una cuestión de tradición", asegura el director. Y es justamente a partir del conflicto con la propia tradición como solía generarse el humor fílmico francés; una sátira de costumbres en la que el personaje principal, normalmente un hombre de clase media, hallaba dificultades en la relación con la estructura cultural de su país. Muy efectivo nacionalmente, pero de efecto más diluido en la consecución de la carcajada supranacional.

La película, un éxito en Francia, se estrenará en 120 salas en la versión doblada

"En la comedia importa más la reacción de los actores que la propia acción", dice el director

MÁS INFORMACIÓN

Usted primero ensaya un acercamiento al sentimiento de culpa de un hombre apesadumbrado por haber salvado la vida a un individuo en pleno proceso de suicidio. Inquieto por obligar al desconocido a soportar una existencia que lo perturba, Antoine (Daniel Auteuil), jefe de comedor de una elegante brasserie parisiense, trata por todos los medios de proporcionarle a su nuevo amigo, Louis (José García), una vida mejor. La trama, sin embargo, desemboca en una comedia de enredos amorosos cuando, en un intento de que Louis recupere a su ex novia, Antoine termina enamorándose de ella y los papeles quedan invertidos por un tiempo. "Antoine no es especialmente un santo, pero tiene miedo de la opinión que los demás puedan formarse de él, por eso siempre quiere ayudar. De ahí el sentimiento de culpa del que trata la película", aclara Salvadori.

Después de La cena de los idiotas y de Salir del armario -ambas de Francis Veber- y Para todos los gustos, de Agnès Jaoui, Usted primero tratará de consolidar la buena sintonía que ha existido en los últimos años entre el humor francés y el español. Además, José García, el actor francés de origen español que encarna el papel del depresivo Louis y que goza de gran popularidad en Francia, puede servir de reclamo para el público español, como ya ocurrió con algunos filmes en los que actuaba el catalán Sergi López. "José no es el mismo caso que el de Sergi, al que admiro mucho, él ha nacido en Francia y no tiene ningún acento que le obligue a representar el papel de extranjero en las películas en las que actúa", matiza Salvadori. "Sergi es tan bueno que en algunos casos adaptaron los guiones para que, a pesar de no ser francés, su personaje cupiese en la historia", insiste el director. "Pero la historia de José es también fascinante: hijo de inmigrantes españoles que ha sabido recoger el éxito poco a poco".

Salvadori, que ya prepara otra comedia con la actriz Audrey Tautou (la protagonista de Amélie), habla también de la dificultad que entraña realizar un filme cómico que, como en el caso de Usted primero, "mezcla elementos del burlesque, el vodevil o la pantomima". La clave del género, según el director francés, "recae, en muchos casos, en la reacción más que en la acción". Es decir, en las consecuencias que la ruptura de determinados códigos sociales produce a su alrededor. Como en la variante cómica de slapstick, son las caras de estupefacción las que interesan y no la del hombre que lanza la tarta. Para explicarlo, Salvadori se remite a una escena de su película que le costó mucho esfuerzo y "cuatro semanas de montaje, un proceso imprescindible para dar equilibrio a todos los elementos": En la brasserie donde acontece la mayor parte del relato, Louis se somete a una entrevista de trabajo para el puesto de sumiller -que el propio Antoine le ha conseguido para ayudarle a superar sus problemas económicos- en la que se le requiere su opinión sobre algunos vinos. Las esperpénticas ocurrencias del personaje -que no tiene la menor idea de lo que está hablando- se entrelazan en un juego de plano y contraplano con las caras de estupor del personaje de Auteuil, que observa atónito cómo se desarrolla el espectáculo.

Salvadori se refiere también a la experiencia de compartir rodaje "con un actor de la talla de Daniel Auteuil". "Trabajar con él nos imponía, pero a medida que avanzaba el rodaje nos fuimos tranquilizando". Auteuil es, desde luego, el principal atractivo de la película. Según Salvadori, el popular actor francés "ha sabido guardar algo de su infancia para aplicarlo a los personajes que tan bien sabe crear".

"La comedia es un género que permite abordar infinidad de temas" sin la pesadumbre que muchas veces la historia lleva implícita. Películas como El verdugo, de Luis García Berlanga, que trata el tema de la pena de muerte, o La vida es bella, de Roberto Benigni, con el Holocausto como escenario de la comedia, muestran el carácter agridulce de la vida y la aceptación de la desdicha a través de la sonrisa. Quizá por ello, Salvadori le dedica el filme a la malograda actriz Marie Trintignant (que fue asesinada por su pareja sentimental durante el rodaje de Usted primero). "Una buena amiga con la que compartí tres películas", afirma serio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de julio de 2005