Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sharon ordena actuar contra los extremistas de ambos lados

El jefe de Gobierno israelí, Ariel Sharon, anunció ayer a sus ministros que "no tolerará esta situación", en una referencia clara y tajante dirigida a los radicales palestinos, pero también a la extrema derecha nacionalista que trata de impedir la retirada de la franja de Gaza, prevista para mediados del mes de agosto.

En un lacónico comunicado, Sharon anunció que ha dado a los soldados la orden de actuar sin restricciones en Gaza y al mismo tiempo consignas claras para acabar con las protestas y la rebelión de la extrema derecha, especialmente de los soldados que se niegan a acatar las órdenes de sus mandos y a reprimir a los colonos radicales.

El Ministerio de Defensa anunció ayer la disolución de una unidad militar, destinada al asentamiento de Gus Khatif, formada por soldados religiosos, dos de cuyos miembros desertaron y abandonaron las armas después de negarse a actuar contra los colonos. Otros siete miembros de la misma unidad habían desobedecido días atrás órdenes similares de sus mandos y se les impuso 21 días de arresto.

Por su parte, el Ministerio del Interior declaró ayer ilegal la manifestación que tienen prevista celebrar hoy los colonos en Israel para protestar contra la retirada de Gaza y en la que esperaban reunir a más de 100.000 personas. El ministerio decretó la ilegalidad de la marcha ante la negativa de los colonos de circunscribir la manifestación a una zona limitada, lo que eludiría los peligros de convertirse en blanco de los misiles artesanales palestinos.

A pesar de la prohibición policial, los colonos mantenían ayer por la tarde la orden de movilización y aseguraban que sus militantes avanzarán desde el mosav -granja comunal- de Netivot, al sur de Israel, hasta el paso de Kisufim, que da acceso a los asentamientos de Gus Khatif y que se encuentra bajo el control de las tropas. La entrada a los asentamientos judíos de Gus Khatif ha sido restringida, por orden del Gobierno, sólo a los residentes de las colonias y a la prensa, para evitar así la llegada de militantes de extrema derecha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de julio de 2005