Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fallo de un sensor obliga a retrasar la salida del 'Discovery'

Un fallo detectado en un sensor de combustible obligó ayer a suspender el lanzamiento al espacio del transbordador Discovery, previsto para las 21.51, hora peninsular, desde la base espacial Kennedy (Florida). La NASA no indicó cuando se realizará el despegue de la nave, aunque no será antes del próximo sábado en el mejor de los casos. Los responsables del transbordador tendrán hoy más datos sobre la avería para estimar su gravedad y el tiempo necesario para subsanarla.

El sensor averiado es uno de uno de los cuatro indicadores del nivel de hidrógeno del depósito externo de combustible del transbordador, y es obligatorio que los cuatro funcionen correctamente para efectuar el despegue. El fallo se detectó dos horas antes de la salida prevista, mientras los siete astronautas de la tripulación se situaban en sus puestos en la cabina de la nave. El indicador electrónico no tenía señal de combustible pese a que el depósito estaba lleno.

El lanzamiento del Discovery está condicionado por su trayectoria de vuelo hasta la Estación Espacial Internacional (ISS). Además, tiene que hacerse de día para que las cámaras capten debidamente los detalles y poder así efectuar una evaluación detallada del ascenso de la nave. Dados los requisitos a cumplir, el inicio de la misión puede producirse hasta el 31 de julio, pero si no se realiza en este plazo tendrá que aplazarse hasta septiembre.

El fallo del sensor no fue el único percance. Unas horas antes, los especialistas tuvieron que sustituir unas losetas aislantes del recubrimiento del Discovery, que resultaron dañadas por el impacto de una tapa de plástico de una ventana de la cabina que se desprendió. Por si fuera poco, una fuerte tormenta azotó ayer en la zona de la base espacial Kennedy, lo que hizo temer la suspensión del lanzamiento.

Desde 2003

El Discovery es el primero de los tres transbordadores de la NASA que sale al espacio desde que el 1 de febrero de 2003 se destruyó, al regresar a la Tierra, el Columbia, muriendo toda la tripulación.

La misión ayer aplazada tiene como objetivo principal verificar en condiciones de vuelo las modificaciones que se han hecho en los transbordadores para aumentar su seguridad. Además, el Discovery atracará en la ISS dos días después del lanzamiento y descargará allí varias toneladas de equipos y suministros necesarios. En la estación serán recibidos por la tripulación permanente: el ruso Serguei Krikaliev y el estadounidense John Phillips.

Durante los 12 días de vuelo planeados para este vuelo, dos de astronautas del Discovery realizarán tres paseos espaciales, de varias horas de duración cada uno. Su misión será probar unos prototipos de equipos para reparar en órbita desperfectos de la protección térmica de la nave e instalar en la ISS un nuevo giróscopo (dispositivo de orientación de la estación).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de julio de 2005