LA MANIFESTACIÓN CONTRA EL MATRIMONIO HOMOSEXUAL

Los obispos dicen que no se ha vivido "nada igual en 2000 años" como las bodas gays

Martínez Camino reconoce que la participación de prelados es "una conducta excepcional"

Ni las catacumbas con Nerón, ni la Revolución Francesa, ni la pérdida de los Estados Pontificios. El momento "más excepcional" de la Iglesia católica en sus 2.000 años de existencia lo está viviendo el catolicismo español a causa de la legalización del matrimonio entre homosexuales, según el portavoz de la Conferencia Episcopal, el teólogo jesuita Juan Antonio Martínez Camino. Lo dijo ayer para justificar la presencia del cardenal Antonio María Rouco y de otros muchos obispos en la manifestación de mañana en Madrid, que calificó de "conducta episcopal excepcional". "Estamos en una situación única en la historia de la humanidad. La Iglesia católica en sus 2.000 años nunca se encontró con nada parecido", sentenció.

Más información
"La legalización es una estrategia internacional del 'lobby' homosexual"
Zapatero califica de sorprendente el apoyo del PP a la marcha
El Gobierno espera aprobar la nueva ley el 30 de junio
"La igualdad es completa o no es igualdad" afirman los colectivos homosexuales

El portavoz episcopal se empleó a fondo, en el programa La mañana de la Cope, para justificar la asistencia, "nada habitual", de los obispos a la manifestación contra la legalización del matrimonio entre homosexuales, tras recordar que "ha habido obispos" en otras anteriores, como la del 11-M o cuando el asesinato por ETA del concejal del PP, Miguel Ángel Blanco. Dijo: "Aquí hay más que eso. Hay un apoyo explícito de la Conferencia Episcopal y una conducta episcopal excepcional. La situación que provoca esta conducta excepcional de los obispos es aún más excepcional. Estamos ante la reforma del Código Civil en una situación única en la historia. La Iglesia católica en sus 2.000 años de existencia nunca se ha encontrado con nada parecido".

Según Martínez Camino, la reforma del Gobierno socialista no es rechazable sólo porque equipare con el matrimonio las uniones de personas del mismo sexo, "que es lo que ha sucedido en tres países". Explicó: "Aquí es otra cosa, que no ha pasado en ningún país del mundo nunca. Es, no que se equiparen las parejas del mismo sexo al matrimonio, sino que desaparece el matrimonio en el Código Civil, o dicho de otra manera, el matrimonio unión de hombre y mujer se desvanece en el Código Civil para dar cabida a todo. Esto afecta a la sociedad de manera gravísima. A partir de ahora el matrimonio, como unidad conyugal, no es contemplado por las leyes españolas. Esto nunca ha sucedido en ningún país del mundo y es una aventura de tal calibre para la sociedad española que lo que se va a defender este sábado es la existencia del matrimonio en las leyes y que quienes quieran educar a sus hijos para el matrimonio, que será la inmensa mayoría, tengan respaldo legal para ello, que ahora se pierde".

"Se puede ir más lejos"

El portavoz episcopal cree también que, "una vez que se ha roto la figura jurídica del matrimonio, se puede ir más lejos". "En los países en los que ha habido esta equiparación el matrimonio no ha desaparecido, es decir, el matrimonio sigue siendo, en las legislaciones de Holanda, Bélgica y Canadá, la unión de un hombre y una mujer y esa realidad se acerca más a otros tipos de uniones. Aquí no es así, aquí desaparece la unión de un hombre y una mujer como matrimonio en las leyes. La situación es excepcional y va mucho más allá de la lucha política entre partidos. No se explica a la ciudadanía lo que realmente se hace", dijo.

El portavoz de la CEE concluyó que los obispos están "en una cita histórica única, no comparable con casi ninguna en la historia milenaria de la Iglesia". "Tenemos que ponernos a hacer lo que hay que hacer: a resistirnos con todos los medios democráticos para que esta legislación injusta no prospere, y, si prospera, para que pueda ser revisada en su momento", dijo.

No todos los prelados comparten esas sombrías impresiones. Los obispos catalanes, además de no acudir a la manifestación de mañana, tampoco ven claro el apoyo de la Conferencia Episcopal a la protesta. Ayer, el obispo auxiliar de Barcelona, Joan Carrera, advirtió del riesgo de que una participación activa del episcopado pueda causar profundas divisiones en la Iglesia católica y, sobre todo, entre los fieles. "Lo preocupante es que se configuren dos polos y que la Iglesia católica quede incluida en uno de éstos. Es lo más anticristiano que se puede hacer", sentenció en declaraciones a Catalunya Ràdio. A pesar de su tono crítico, Carrera recordó que los obispos catalanes ven la ley que regula los matrimonios gays "claramente negativa".

Por su parte, el Obispado de Bilbao confirmó ayer lo que se daba por hecho desde hace días: que su prelado, Ricardo Blázquez, que es, además, el presidente de la Conferencia Episcopal, no tiene previsto acudir a esta manifestación en Madrid, ni enviará representante alguno. Tampoco estará el obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, que mañana participará en el santuario de Arantzazu (Guipúzcoa) en un acto de reconocimiento a los fundadores del grupo corporativo Mondragón].

De derecha a izquierda, Benigno Blanco, María del Prete, Sharon Slater, Lola Valverde, Jean Louis Thes y Alain Soury-Lavergne.
De derecha a izquierda, Benigno Blanco, María del Prete, Sharon Slater, Lola Valverde, Jean Louis Thes y Alain Soury-Lavergne.L. MAGÁN

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS