Una mujer, muy grave tras serle practicada una liposucción en la clínica Bruselas

El centro médico asegura que la paciente sufrió una infección posterior a la intervención

Antonia Romanillos de Pedro, de 46 años, se halla ingresada en estado muy grave en el hospital 12 de Octubre de la capital, después de someterse a una operación de liposucción en la clínica Bruselas. La mujer sufrió al día siguiente una infección masiva como consecuencia de la intervención, tras lo cual volvió al centro médico, donde empeoró. Los facultativos decidieron trasladarla al servicio de urgencias del 12 de Octubre. La gerencia de la clínica Bruselas aseguró ayer que la paciente sufrió las complicaciones tras la operación y que sus instalaciones son adecuadas para este tipo de intervenciones.

La paciente acudió al centro médico Bruselas el pasado jueves 9 de junio para someterse a una intervención de liposucción, que le permitiera reducir parte de su obesidad, según sus familiares. La mujer, que mide 1,50 aproximadamente, pesaba unos 75 kilos, según su hermana Mercedes.

La mujer ingresó en el centro médico a las once de la mañana y la operación y parte del posoperatorio terminó a las 15.30, por lo que la paciente pudo marcharse a su domicilio a partir de ese momento. "Nos extrañó porque pensábamos que tenía más tiempo en observación, pero nos dijeron que era lo habitual en este tipo de intervenciones", señalaron los familiares.

La tarde del jueves discurrió sin sobresaltos, pero los problemas se vivieron al día siguiente. Antonia Romanillos comenzó a sentirse mal, por lo que decidió acudir a la clínica. "Entró muy mal, casi inconsciente y delirando", añade la hermana. Los médicos que estaban de guardia señalaron entonces que se trataba de una reacción normal, tras la intervención. De hecho, decidieron que la paciente se quedara en observación en la clínica y que sus familiares fueran a recogerla al día siguiente, el sábado. "La metieron en un cuartucho de mala muerte que no reunía las condiciones necesarias para atender a una paciente que estaba tan grave", afirman los familiares.

La sorpresa llegó ese día, cuando los allegados acudieron a recoger a Romanillos. La paciente había sido trasladada de urgencia al hospital 12 de Octubre, sin que los familiares fueran avisados de esta contingencia. Ingresó con un shock séptico (una infección masiva) y un fallo multiorgánico que afectaba a los riñones, el hígado, el corazón y los pulmones. Estaba en coma, en la que se encuentra desde el sábado.

Cuando Antonio, el hijo de la paciente, llegó al hospital, se encontró a su padre y a sus hermanos llorando y diciendo que su madre se iba a morir. En aquel momento, Antonio fue el que firmó la autorización para que su madre entrase de nuevo en quirófano para intentar salvarle la vida parando la infección.

Los médicos del 12 de Octubre informaron ayer a los familiares de que Romanillos se encuentra estable dentro de la gravedad y que será fundamental la evolución de la enferma en los próximos días. Aunque sobreviva, pueden quedarle secuelas en algunos órganos como los riñones, según los facultativos.

Instalaciones adecuadas

El centro clínico Bruselas, situado en la avenida de Bruselas número 73 (distrito de Salamanca), hizo público ayer un comunicado en el que rechazaba parte de las denuncias presentadas por los familiares. Según esta nota de prensa, la clínica dispone de "todas las autorizaciones administrativas, permisos y licencias que son exigibles para desarrollar su actividad como clínica". "La paciente permaneció en las dependencias de la Clínica Bruselas durante el tiempo que fue necesario, en instalaciones perfectamente adecuadas a las características propias de un centro sanitario debidamente autorizado", añade el comunicado.

"Es falso que la paciente presentara un cuadro hemorrágico. Fue trasladada al hospital 12 de Octubre por presentar una infección, de la que está siendo tratada en la actualidad y de la que evoluciona favorablemente. Es absolutamente falso que la paciente presentara un cuadro de coma", continúa la nota de prensa. Además, según la clínica, la intervención realizada se ajustó de forma exhaustiva y fue cumplimentada la documentación "tanto clínica como de consentimiento informado" que establece la legislación vigente.

"La clínica Bruselas se reserva el derecho a ejercer las acciones judiciales que pudieren corresponderle en el supuesto de que sean divulgadas informaciones falsas o ajenas a la realidad o que, de cualquier modo, puedan resultar atentatorias contra el honor tanto de la institución como de los profesionales que en ella prestan sus servicios", concluye la nota de prensa.

La Asociación de Víctimas de Negligencias Sanitarias (Avinesa) recordó, por su parte, que éste no es el primer caso ocurrido en la clínica Bruselas, ya que la paciente Ana Milena, de 30 años, quedó hace tres en estado de coma, tras someterse a una intervención de abdominoplastia. Por todo ello, informó de que la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, a instancias de esta asociación, realizó el miércoles una inspección en dicha clínica y está estudiando interponer las acciones legales correspondientes.

Sobre la firma

F. Javier Barroso

Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción