Bruselas multa a AstraZeneca por frenar los medicamentos genéricos

El laboratorio apelará la sanción de 60 millones

La Comisión Europea ha impuesto una multa de 60 millones de euros al laboratorio farmacéutico anglo-sueco AstraZeneca, el tercero más importante de Europa. La razón es que el grupo ha utilizado durante años de forma abusiva el sistema de patentes y la inscripción para comercializar sus productos para frenar la entrada en el mercado de medicamentos genéricos que pusieran en peligro las ventas de uno de sus productos estrella: el Losec, uno de los fármacos más prescritos del mundo que se utiliza para el tratamiento de las úlceras gástricas. AstraZeneca, desde su sede central en Londres, anunció que apelará la decisión de Bruselas.

La multa, como explicó ayer el portavoz de Competencia de la Comisión Jonathan Todd, es en sí misma una iniciativa pionera. Los hechos han consistido en informar tramposamente a las oficinas nacionales de patentes europeas para prolongar la protección que le otorgaba la patente del Losec y en utilizar abusivamente los procedimientos para lograr la autorización de comercialización de su producto con el objetivo de retrasar la entrada de genéricos.

Estas prácticas de abuso de posición dominante, se realizaron entre 1993 y 2000 en Bélgica, Dinamarca, Alemania, Holanda, Noruega, Reino Unido y Suecia. En España, el sistema sanitario público impuso un precio máximo para el Losec en el año 2000, dado que ya había genéricos más baratos con el mismo principio activo, lo que supone un ahorro considerable para las arcas del Estado.

Los genéricos son medicamentos exactamente iguales a los que tienen una firma, con la diferencia de que la patente ya ha caducado y, por tanto, pueden venderse a precios más reducidos. Las farmacéuticas imponen las patentes para amortizar la investigación que permite encontrar un nuevo fármaco.

"Soy plenamente consciente de la necesidad de asegurar a los productos innovadores una protección eficaz de derechos de propiedad intelectual a fin de permitir a las empresas recuperar sus gastos en materia de investigación y desarrollo y de ser recompensadas por sus esfuerzos innovadores", dijo ayer la comisaria europea de Competencia Neelie Kroes. "Sin embargo, no le toca a una empresa, sino al legislador decidir sobre el periodo de protección adecuado". Llegar a tal conclusión y decidir la multa le ha costado a los servicios de Competencia de la Comisión siete años de investigación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción