Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aprueba por vez primera establecer contratos-programa con las tres universidades vascas

La UPV deberá compartir financiación pública con la Universidad de Deusto y Mondragon Unibertsitatea. El Gobierno aprobó en su reunión de ayer una partida de 14 millones de euros para el establecimiento de contratos-programa (subvención por objetivos) universitarios. Por primera vez, no lo hizo en exclusiva con la universidad pública. El Ejecutivo aplica así la Ley del Sistema Universitario Vasco de 2004, que abría por primera vez la vía de la financiación institucional de las universidades privadas por esa vía.

La institución académica pública recibirá diez millones de esa partida. El Ejecutivo justifica esa diferencia por el "papel clave" que juega la UPV como garante del servicio público de la educación superior e investigación.

El dinero destinado para Deusto y Mondragon es idéntico (dos millones), pese a que la primera triplica en número de alumnos a la segunda. En el caso de Deusto, la subvención se destinará a actuaciones referentes a docencia y euskaldunización, investigación, transferencia tecnológica, calidad y gestión. En el caso de Mondragon Unibertsitatea, se pretende impulsar iniciativas propias de este centro con colaboraciones institucionales que se plasmen en un plurilingüismo vehicular o en el desarrollo de la investigación básica y las relaciones con la empresa.

El Ejecutivo aprobó ayer además una partida adicional de 17,8 millones para financiar a la UPV. La mayor parte de esa cantidad (11,8 millones) forma parte de la aportación anual con que Educación cubre los gastos corrientes de la universidad. Los otros seis millones servirán para materializar parte del acuerdo firmado en diciembre entre la UPV y Educación por el que la consejería aceptó triplicar la cifra asignada hasta entonces (tres millones) a los complementos de productividad del profesorado. Esa cantidad sólo cubría una tercera parte del gasto por ese concepto, lo que había convertido los complementos en una de las mayores fuentes de endeudamiento de la UPV.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de junio de 2005