Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mbeki destituye al vicepresidente surafricano por un caso de corrupción

El presidente de Suráfrica, Thabo Mbeki, destituyó ayer a su vicepresidente, Jacob Zuma, el hombre llamado a sucederle. La causa ha sido su presunta implicación en un escándalo de corrupción. Se acusa a Zuma de exigir comisiones en las compras de armamento realizadas para las Fuerzas Armadas. La decisión ha sido difícil, pues abre una brecha en la coalición que apoya a Mbeki. Zuma es un hombre muy popular entre las bases del Congreso Nacional Africano (CNA), la Confederación General de Trabajadores y el Partido Comunista, pilares en la alianza gubernamental.

El ex presidente del país y del CNA, Nelson Mandela, apoyó la medida de Mbeki, pero dijo sentirse "enormemente apenado" por lo ocurrido con Zuma.

La decisión fue anunciada ayer, en una sesión extraordinaria y conjunta de las dos Cámaras del Congreso. "Será mejor dejar en libertad al honorable Jacob Zuma de sus responsabilidades como vicepresidente y miembro del Gabinete", dijo Mbeki en un breve discurso. Zuma no estuvo presente en un Parlamento en el que presidía el Comité de Renovación Moral.

Horas más tarde, Zuma ofreció una rueda de prensa en la que acató la decisión y anunció su renuncia al acta de diputado, aunque continuará como uno de los vicepresidentes del CNA. El político dijo tener la conciencia tranquila y acusó a los medios de comunicación de haberlo condenado a pesar de que nunca estuvo en el banquillo de los acusados. Hace una semana fue condenado a 15 años su asesor financiero, Shabir Shaik, implicado en el mismo caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de junio de 2005