Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los alcaldes del Ripollès y la Garrotxa se unen contra la línea de alta tensión

Para el Gobierno catalán la opción Vic-Baixàs es más "sugestiva"

Ante la posibilidad de que la proyectada línea de alta tensión entre Cataluña y Francia se desplace hacia el Ripollès, ocho alcaldes de esta comarca y de la Garrotxa se reunieron ayer para mostrar su rechazo al tendido y exigir reunirse con el consejero de Industria. Convocó la reunión la socialista Fina del Pozo, presidenta del Consejo Comarcal del Ripollès. El Gobierno catalán cree que la opción a tavés del Ripollès es "más sugestiva".

Los alcaldes, tanto los independientes como los adscritos a CiU, el PSC o ERC, acordaron unificar criterios y actuar de forma conjunta más allá de las posiciones de sus respectivas formaciones políticas. No quieren que la línea ya existente en la zona sea modernizada para aumentar su potencia. Los opositores a la línea de 400.000 voltios consideran que las comarcas afectadas "no sólo no necesitan más voltaje, sino que además no se benefician directamente del paso del AVE", que en principio era la razón que justificaba la construcción de la línea.

El encuentro sentó en la misma mesa los alcaldes de Vallfogona, Sant Joan de les Abadesses, Santa Pau, Camprodon y Molló (Ripollès), y de la Vall de Bianya y Riudaura (Garrotxa). La alcaldesa de Ripoll, Teresa Jordà (ERC), asistió como invitada para solidarizarse con los municipios directamente afectados.

La reunión fue convocada por la presidenta del Consejo Comarcal del Ripollès, Josefina del Pozo (PSC), quien aseguró que no se ven "razones técnicas" que justifiquen el paso de la línea por el Ripollès. Por este motivo, han acordado la redacción de un manifiesto conjunto para exponer los motivos de su oposición a la línea y para que Rañé "explique por qué se ha decidido" que su zona es "la mejor opción". El texto será sometido a aprobación en los respectivos plenos municipales.

El alcalde de Camprodon y diputado del PSC, Esteve Pujol, afirmó que espera que éste no sea un problema "de pancartas". "Si de lo que se trata es de protestar, nosotros haremos una pancarta más grande, si cabe, que las de Girona para conseguir que la línea no pase por nuestros municipios", añadió.

Mientras los alcaldes trazaban su estrategia desde el Ripollès, el secretario de Presidencia de la Generalitat, Ramon García-Bragado, aseguraba que el tripartito todavía no ha decidido el trazado que seguirá la línea, aunque dio a entender que el acuerdo es factible a corto o medio plazo. García-Bragado contrapuso el trazado del Ripollès al proyectado inicialmente por el Ministerio de Industria a través del Empordà. Y en su opinión, la opción del Ripollès es "más sugestiva".

El ministro de Industria, José Montilla, reiteró ayer la necesidad de la interconexión eléctrica y aseguró que no aceptará "imposiciones de nadie" a la hora de decidir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de junio de 2005