Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA ESTRATEGIA ANTITERRORISTA | La lucha contra ETA

Zapatero asegura que escucha "con respeto" las demandas de las víctimas del terrorismo

Bono reprocha al PP que utilice "con intención partidista" el dolor causado por ETA

José Luis Rodríguez Zapatero dijo ayer en Vigo que escucha "con respeto" a quienes se manifestaron el sábado en Madrid en solidaridad con las víctimas del terrorismo, al igual que escucha "al PP en el Parlamento". El presidente contrastó esta actitud con la que mantuvo el PP ante las manifestaciones contra la guerra cuando gobernaba. El Gobierno distinguió su respeto a las víctimas de sus críticas al PP por utilizar "el dolor con intención partidista", según el ministro de Defensa, José Bono. Fuentes de La Moncloa elogiaron al alto comisionado para el Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, Gregorio Peces-Barba, que desde diciembre "se ha dedicado intensamente a las víctimas, con una exclusividad que antes no existía".

Rodríguez Zapatero mantendrá su política de "respeto y receptividad" hacia las víctimas del terrorismo, como "lo ha venido haciendo hasta ahora", señalaban ayer fuentes de la Moncloa. "Fue este Gobierno quien creó la figura del Alto Comisionado para el Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, con rango de Secretaría de Estado, y colocó a su frente a una figura de prestigio, como Gregorio Peces-Barba. El Alto Comisionado y el equipo que ha creado han permitido una dedicación intensiva a las víctimas, inédita en otras etapas, para afrontar todos los problemas que se les plantean, económicos, médicos, tratamientos psicológicos, becas...", añadieron las mismas fuentes.

El Gobierno, aseguraban ayer fuentes de La Moncloa, mantendrá su política hacia las víctimas como también lo hará con la política antiterrorista en su conjunto, incluido el final dialogado con ETA si la banda terrorista deja las armas y está dispuesta a asumir que la paz no tendrá precio político. "La manifestación del sábado no altera el panorama político", aseguran en La Moncloa.

El Partido Socialista de Euskadi (PSE) respaldó ayer al Ejecutivo de Zapatero en su decisión de mantener la misma política. "El Gobierno no tiene nada que rectificar tras la manifestación, puesto que no ha habido un cambio en lo referido a la lucha antiterrorista y en el diálogo con ETA. El Gobierno ya ha dejado claro que mantendrá su política de firmeza democrática frente al terrorismo y a quienes le apoyan que tan buenos resultados está dando", dijo el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista de Euskadi, Rodolfo Ares.

Incoherencia

El Ejecutivo respaldó la acusación del ministro de Defensa, José Bono, de que el PP "utiliza el dolor de las víctimas del terrorismo con fines partidistas". Bono criticó al ex presidente del Gobierno, José María Aznar, presente en la manifestación de ayer, por incoherencia. "Quien encabezó hace unos años la negociación con ETA, el sábado encabezó una manifestación para que no haya negociación", dijo.

La Moncloa estima que el intento de "instrumentalización partidista" del PP, el único partido que apoyó la convocatoria de manifestación del sábado en Madrid, no ha tenido éxito porque "no ha sumado ningún apoyo representativo de la sociedad civil". "Muchos intelectuales, artistas o deportistas que han apoyado manifestaciones unitarias contra el terrorismo no han acudido esta vez a esta convocatoria porque entendían que estaba instrumentalizada partidistamente por el PP para atacar al Gobierno", añaden las fuentes consultadas.

La vicepresidenta primera del Ejecutivo, María Teresa Fernández de la Vega, ya afirmó la víspera de la manifestación, tras el Consejo de Ministros del viernes, que las víctimas del terrorismo son "plurales", dando a entender que iba a haber muchas ausencias por el planteamiento "partidista" que el PP hizo de la marcha. De hecho, algunas asociaciones de víctimas avisaron con antelación que no acudirían a la cita.

El PSE añadió ayer que "las bases de la manifestación fueron equivocadas". "El error estriba en que no hay ninguna posición del Gobierno para negociar con ETA, sino una resolución del Congreso para que si la organización criminal deja definitivamente las armas, se pueda abrir un diálogo para consolidar definitivamente la paz", explicó Ares.

Aznar 'versus' Zapatero

El Gobierno socialista aprovechó también la oportunidad que se le brindaba con la manifestación del sábado, apoyada exclusivamente por el PP, para comparar su propio comportamiento con el que tuvo el partido de José María Aznar cuando gobernaba. Zapatero, en su mitin de Vigo de apoyo al candidato socialista en las elecciones gallegas, Emilio Pérez Touriño, hizo esa comparación. "Ahora nadie insulta a los manifestantes ni llama a nadie líder de pancarta o pancartero. Eso ya es historia", en alusión a los calificativos que el Gobierno del PP le dirigió cuando él, como líder de la oposición, se manifestó en la calle contra la guerra de Irak y el comportamiento del Ejecutivo de Aznar cuando la crisis ecológica que provocó el hundimiento del Prestige.

Además, siguió Zapatero, los medios públicos ya no ofenden a los telespectadores y no ocultan lo que ocurre en la calle, en una comparación de la información que ofrecía la televisión pública, cuando el PP gobernaba, de las manifestaciones contra la guerra de Irak con la que dio el sábado. "Ese cambio beneficia a todos, y me alegro de que también, en ocasiones, beneficie al PP" continuó para concluir: "Quiero que también sirva para Galicia. No quiero recordaros lo que se dijo a miles y miles que salían contra la guerra y el Prestige".

Eso, insistió, es una muestra de que el Partido Popular no respeta a los ciudadanos. "Votad a favor de quien os va a respetar, salgáis a la calle o no salgáis", pidió finalmente Zapatero. El presidente hizo una última posible referencia indirecta a la manifestación del sábado. "Han cambiado muchas cosas. Les queda un poco de tiempo para asumir que perdieron", comentó. "Vamos a ver cuánto tardan en asumir la derrota en Galicia. Yo les voy a dar todo el tiempo del mundo" se rió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de junio de 2005