Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rañé firma un acuerdo para controlar que los temporeros no estén en situación irregular

El consejero de Trabajo e Industria de la Generalitat, Josep Maria Rañé, firmó ayer un acuerdo con los sindicatos CC OO y UGT, el Servicio de Empleo de Cataluña (SOC en sus siglas en catalán) y los representantes de organizaciones empresariales del sector agrario catalán para mejorar los procesos de intermediación laboral con los temporeros y evitar que trabajen "personas que no tienen regularizada su situación" en España.

Este acuerdo prevé la aplicación de un dispositivo para controlar los flujos migratorios de los temporeros que llegan a Cataluña. Sin ir más lejos, este verano está previsto que viajen a tierras catalanas entre 10.000 y 15.000 trabajadores del sector agrario para la recogida de fruta.

El SOC se encargará de la intermediación laboral e informará de la situación del sector tanto a empresarios como a trabajadores para lograr una migración lo más ordenada posible. Con este objetivo, habilitará una sede central y tres oficinas móviles que se desplazarán por el territorio.

El acuerdo implica la contratación de 108 personas y una inversión de 1.030.295 euros, según los primeros cálculos del Departamento de Trabajo e Industria.

Rañé explicó que la puesta en marcha del convenio supondrá una rectificación de los errores cometidos en años anteriores y la adaptación del fenómeno a los cambios originados tras el proceso de regularización de inmigrantes. Rañé aseguro que la iniciativa está destinada a quienes "dan trabajo y los que lo buscan".

El Consell Executiu de la Generalitat ha anunciado esta semana que destinará 780.000 euros para garantizar condiciones de alojamiento dignas a los temporeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de mayo de 2005