Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China critica las limitaciones de Bruselas y EE UU a sus textiles

Pekín dice que los competidores han tenido 10 años para prepararse

China respondió ayer a la contra y acusó a la Unión Europea (UE) y a EE UU de haber adoptado medidas "proteccionistas" e "injustas" para limitar sus exportaciones textiles, que desde el pasado 1 de enero, cuando desapareció el sistema de cuotas globales, se han convertido en una riada. El ministro de Comercio, Bo Xilai, aseguró a Bruselas que Europa ha tenido 10 años para prepararse.

"Esto es injusto y mina la solidez de las reglas de la OMC (Organización Mundial de Comercio)", afirmó el ministro de Comercio chino, Bo Xilai. El representante chino no se mordió la lengua, y arremetió contra sus socios occidentales, de los que dijo que son partidarios de la globalización y del libre comercio cuando les beneficia, pero que rápidamente imponen barreras y restricciones cuando sus intereses se ven afectados.

Según Pekín, cuando se celebraron las conversaciones de la OMC de la Ronda de Uruguay, en 1995, los participantes alcanzaron un acuerdo por el cual los países desarrollados relajarían gradualmente su sistema de limitaciones para el textil durante la siguiente década. "Pero algunos países no lo hicieron, y conservaron en vigor entre el 70% y el 90% de las cuotas más importantes hasta finales del año pasado.Esto ha causado un rápido crecimiento de las exportaciones chinas en los primeros meses de este año", afirmó el ministro de Comercio. "Ahora Estados Unidos y la UE culpan a China de este veloz ascenso, e imponen restricciones" concluyó.

Washington decidió el pasado viernes restringir las importaciones de pantalones, camisas y ropa interior procedentes del gigante asiático, y la Comisión Europea (CE) exigió formalmente el pasado martes a Pekín que controle los envíos de camisetas y de hilo de lino, ya que en caso contrario aplicará cuotas. Dos anuncios que se han sucedido en pocos días, provocando la ira del Gobierno chino.

Presión de Durão Barroso

El presidente de la CE, José Manuel Durão Barroso, añadió ayer presión al conflicto al asegurar que "en pocas semanas habrá una nueva decisión si no hay una actitud constructiva" por parte de Pekín.Frente a las quejas sobre las masivas pérdidas de empleo y cierres de empresas que se han producido en Europa y EE UU debido al auge del textil asiático, Bo Xilai replicó que los ingresos de decenas de millones de personas se ven amenazados en su país por las medidas de salvaguarda occidentales. Y recordó que por cada camiseta fabricada, China sólo ingresa 24 céntimos de euro y que buena parte de los beneficios son para los distribuidores y los clientes en Occidente.

El contraataque dialéctico chino se extendió también a las críticas recibidas, principalmente de Estados Unidos, por tener ligada su moneda al dólar. Según Washington, que ha incrementado la presión en las últimas semanas, el yuan o renminbi está artificialmente infravalorado, lo que proporciona una gran ventaja competitiva a las empresas asiáticas.

El Gobierno de George W. Bush advirtió el pasado martes a Pekín que podría ser acusado de estar manipulando su divisa para lograr ventajas comerciales y sufrir sanciones económicas en caso de que no tome medidas para apreciar del renminbi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 2005