Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NOTICIAS Y RODAJES

Ray Loriga dirigirá a Paz Vega en un filme sobre santa Teresa

El escritor rodará en otoño su segunda película

Teresa de Cepeda Ahumada, una de las grandes mujeres místicas de la historia universal, más conocida como santa Teresa de Jesús o santa Teresa de Ávila, será el personaje central de la segunda película del novelista, guionista y director de cine madrileño Ray Loriga.

Loriga rodará el próximo mes de octubre Teresa, después de dos años de trabajo en el guión. El autor de Tokio ya no nos quiere (que rodó en 1997 La pistola de mi hermano, basada en su novela Caídos del cielo) llevará al cine su visión de uno de los personajes clave de la literatura del Siglo de Oro español. Producida por Andrés Vicente Gómez y protagonizada por la actriz sevillana Paz Vega, la película (con un presupuesto de casi ocho millones de euros) se rodará durante nueve semanas en diferentes localidades castellanas y en unos estudios cercanos a Alicante.

"La película", explica Loriga, "ocupa el periodo del El libro de la vida [concluido en 1562]. Teresa es una mujer joven que, como el personaje de La línea de sombra de Conrad, se adentra en la madurez. Es el momento en que ella consigue domar la potencia enloquecida de su alma e inicia su conflictiva reforma dentro de la Iglesia católica". "Lo que me interesa es presentar a una figura que en realidad está muy lejos de la idea que tenemos de una santa", dice el director. "Quiero huir de la normalización del personaje. Teresa es una persona extraña, incluso a veces monstruosa, y por supuesto quiero huir de la visión machista que se hace a partir de Freud y que la ve como una histérica con orgasmos. Casi todas las mujeres tienen orgasmos, pero no todas las mujeres son santa Teresa de Jesús".

Loriga explica que Teresa era una mujer muy guapa, radiante y coqueta, que se autodestruyó físicamente, al mismo tiempo que crecía intelectual y espiritualmente. "Creo que Paz Vega se ajusta muy bien al personaje. Físicamente, por edad también, y su momento como actriz es el idóneo. Paz tiene la entereza, el coraje, el talento y el entusiasmo necesario para este personaje, que no es nada sencillo".

"Para mí, Teresa entra en la poesía de lo excepcional, por su genio, su grandeza y su bravura. Teresa vive además un momento histórico único, entre Lutero, la Inquisición y la Reforma. Me parece una protofeminista que luchó por la dignidad de las mujeres cuando esos términos ni siquiera existían".

Santa Teresa entró con tan sólo 20 años en el convento de las hermanas carmelitas de la Encarnación de Ávila, una congregación que contaba por aquel entonces con 170 monjas. Allí comienza su camino espiritual y de autodestrucción física, que la lleva a ser dada por muerta y casi enterrada a los 24 años. En 1539 se queda paralizada, y un año después se produce su lenta curación. Se comienzan a fraguar sus ideas reformistas al mismo tiempo que combate aparatosos éxtasis místicos que a punto están de llevarla a la pira.

"Las visiones de santa Teresa me parecen un material cinematográfico lleno de posibilidades", asegura Loriga sobre lo que considera uno de los mayores retos "visuales" de su proyecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de mayo de 2005