Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La junta de accionistas de BNL, aplazada

Caltagirone, contrario a la OPA del BBVA sobre el banco, fuerza la demora

La junta general de accionistas de la Banca Nazionale del Lavoro (BNL) fue suspendida ayer por falta de quórum y se celebrará el 21 de mayo. Una de las tareas de la asamblea era la elección del nuevo consejo. Los accionistas contrarios a la OPA del BBVA, capitaneados por el constructor Caltagirone, confiaban en tomar el control del consejo, intención que parece difícil porque el BBVA mantiene el apoyo de Generali.

La sexta entidad italiana, la BNL, está viviendo semanas de agitación desde que, a finales de marzo, el BBVA lanzó una oferta pública de adquisición (OPA) por el 100% del capital, valorada en 6.400 millones. La operación cuenta con la resistencia de un grupo de empresarios italianos, entre los que se encuentra Francesco Gaetano Caltagirone.

La legislación italiana exige que para que una junta sea válida deben estar representados accionistas que posean al menos el 50,01% del capital. En la de ayer en Roma estaba presente el 44%, por lo que se retrasó hasta el sábado 21 de mayo en segunda convocatoria.

El objetivo de la junta era reelegir un nuevo consejo. Los contrarios a las intenciones del BBVA quería tomar el control de este órgano (ahora dominado por el segundo banco español) para declarar hostil la OPA e intentar impedir su éxito. Hasta ahora, los miembros del contrapacto, que controlan el 24% del capital de la BNL, no tienen ningún representante en este órgano, integrado por 15 miembros. Hace unas semanas, el consejo de la BNL aprobó la OPA por unanimidad, si bien un consejero se ausentó de la votación.

Caltagirone y sus aliados, que vieron un panorama negativo para sus intereses, no acudieron a esta convocatoria y forzaron la suspensión.

Peor suerte tuvo el holandés ABN Amro, que intenta hacerse con la Banca Antonveneta. La junta de accionistas celebrada también ayer eligió el nuevo consejo en el que los 15 miembros elegidos pertenecen a su rival, la Banca Popolare di Lodi, que cuenta con el apoyo del Banco de Italia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de mayo de 2005