El Gobierno de Venezuela rompe 35 años de alianza militar con Estados Unidos

Chávez alega que los oficiales estadounidenses en el país hacían propaganda en su contra

El presidente venezolano, Hugo Chávez, ha roto una alianza militar de 35 años con Estados Unidos, lo que añade un nuevo elemento de tensión en las relaciones entre los dos países. Chávez alegó que el servicio secreto venezolano detectó que algunos de los oficiales estadounidenses que se encontraban en el país gracias al acuerdo de cooperación militar ahora suspendido realizaban actividades propagandísticas en contra de su Gobierno, en vez de ocuparse de la instrucción militar. La ruptura de la alianza militar es indefinida e incluye cualquier ejercicio conjunto entre las fuerzas.

"Estaban calentándoles las orejas a nuestros muchachos", dijo el jefe de Estado en su programa Aló, presidente del pasado domingo, apelando a una expresión del lenguaje popular para explicar que los estadounidenses trabajaban en el adoctrinamiento de sus pares venezolanos. "Estaban haciendo una campañita contra el presidente de Venezuela y contra la superioridad militar, y eso no se puede permitir. Los hemos retirado y se suspende todo intercambio de oficiales hasta quién sabe cuándo", enfatizó.

El acuerdo de cooperación militar había entrado en vigor hace 35 años y contemplaba el envío de delegaciones de oficiales venezolanos a realizar estudios en escuelas militares de Estados Unidos, así como la presencia en Venezuela de delegaciones castrenses norteamericanas para dictar cursos de mejoramiento y actualización profesional. Cualquier ejercicio militar conjunto también quedó tácitamente paralizado.

La medida fue formalmente anunciada el sábado en un escueto comunicado de la Embajada estadounidense en Caracas. El embajador, William Brownfield, lamentó la decisión, aunque aclaró que Venezuela está en su derecho de tomarla. Aseguró que si el Gobierno de Chávez cambia de opinión, Washington está dispuesto a restablecer el trabajo conjunto. Luego Chávez confirmó la suspensión de los intercambios en su programa dominical de radio y televisión.

"Lo hemos hecho incluso por la propia seguridad de los oficiales de EE UU, pues podría ocurrir como en Panamá, que ellos mismos [EE UU] ordenaran agresiones contra los militares para calentar el ambiente y justificar una invasión", añadió Chávez. No es, en rigor, la primera medida que toma el Gobierno de Chávez en este sentido, pues el año pasado ordenó que una representación militar estadounidense fuese desalojada de Fuerte Tiuna, la ciudadela militar de Caracas, donde había funcionado durante décadas. Durante el Gobierno de Chávez se han hecho menos frecuentes las maniobras militares conjuntas y se han mantenido prohibidos los vuelos en cielos venezolanos de aeronaves estadounidenses para detectar movimientos del narcotráfico.

Algunos oficiales venezolanos retirados, opositores de Chávez, consideran que la medida es una prueba de que Venezuela avanza hacia una ruptura con sus aliados tradicionales. "Ya no somos un país de Occidente, al menos desde el punto de vista geopolítico y militar, pues estamos mirando hacia Rusia y China y dándole a nuestras Fuerzas Armadas un enfoque antiimperialista", dijo el vicealmirante retirado Rafael Huizi Clavier, miembro del opositor Frente Institucional Militar. El también retirado general de división Raúl Salazar, quien fue ministro de la Defensa del Gobierno de Chávez y ahora milita en la oposición, dijo que la suspensión del convenio "es un error, porque Estados Unidos es un país que, en materia militar, le lleva a Venezuela una ventaja de al menos veinte años".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El golpe de timón de Chávez es parte de su estrategia. A finales de 2004 ordenó la elaboración de un nuevo pensamiento militar, que debe basarse en las ideas bolivarianas y en el cambio de unas Fuerzas Armadas hechas según el modelo estadounidense.

Hugo Chávez interviene en el programa <i>Aló, presidente</i> del pasado domingo.
Hugo Chávez interviene en el programa <i>Aló, presidente</i> del pasado domingo.ASSOCIATED PRESS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS