El Gobierno central liquida el Consorcio del Delta del Ebro

El Consorcio para la Protección Integral del Delta del Ebro (CPIDE) ya es historia. Este organismo, que la Plataforma en Defensa del Ebro llegó a calificar de "instrumento para la compra de voluntades", dejó de existir ayer en virtud de un acuerdo del Consejo de Ministros, que decidió también promover junto con la Generalitat un nuevo plan de acción para el delta del Ebro en un convenio que el Gobierno catalán ratificará el próximo martes.

El CPIDE, creado en noviembre de 2001 y constituido por representantes de la Generalitat, el Ejecutivo central y administraciones locales, debía ser el órgano encargado de definir un plan de inversiones en las cuatro comarcas afectadas por el trasvase del Ebro, pero nunca llegó a cumplir este objetivo. Según una auditoría de la Generalitat, el CPIDE gastó más en publicidad, sueldos y representación que en la redacción del plan integral para la protección del delta, que era su principal cometido.

Así, los gastos publicitarios ascendieron a 495.000 euros, mientras que los destinados a la elaboración de estudios fueron de 415.000. Además, 1,5 millones de euros sirvieron para pagar los sueldos de una plantilla de 13 trabajadores, entre ellos militantes del Partido Popular o personas de su entorno. Los máximos cargos del órgano, su director, Joaquín Fabra, y el secretario, Antoni Faura, cobraron cantidades superiores al sueldo de un director general de la Administración catalana: 76.700 y 67.600 euros anuales, respectivamente.

Aunque en un principio el acuerdo firmado por los entonces ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, y consejero de Medio Ambiente, Ramon Espadaler, preveía que la participación económica del Estado sería del 70% y el resto lo aportaría la Generalitat, la Administración estatal nunca llegó a destinar ni un euro para el CPIDE, según reconoció el Gobierno autónomo el pasado noviembre.

El del CPIDE fue también escenario de las más agrias diferencias de CiU y el PP unos meses antes de las elecciones autonómicas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS