Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

No resuelve el problema

El problema fundamental de nuestro sistema educativo reside, como nos ha mostrado el Informe PISA, en la falta de calidad, en absoluto homologable con el contexto europeo.

En este contexto, las prisas del Gobierno actual en la derogación de la Ley de Calidad no han venido respaldadas por propuestas esperanzadoras. Así, si por un lado se descarta la promoción automática, verdadero desatino que corrigió el Gobierno anterior, se suprime la reválida y se prevé un único examen de ingreso en la Universidad, un examen que representará el 60% de la nota de bachiller y que da acceso a la Universidad, ciertamente poco motivadora del estudio por parte de estos alumnos, no de buscar la excelencia. Es decir, algo muy parecido a lo que ya fracasó.

Los itinerarios se establecen sólo a partir del cuarto curso de la ESO; se estaba demostrando que es en tercero el mejor momento para empezarlos. En conjunto, podría ser bastante mejor. Muchos aspectos decisivos quedan por determinar. Por tanto, de momento, prevalece la incertidumbre. Finalmente pienso que no resolverá el problema de la baja calidad.

Quizá la mayor virtud del texto sea su condición de borrador abierto a modificaciones en la tramitación parlamentaria y no algo decidido, definitivo y cerrado. Esperemos que se admitan las sugerencias de los profesionales y de los partidos; el principal partido de la oposición, por su parte, ha presentado un texto alternativo, que dada la composición de la Cámara baja difícilmente prosperará.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de abril de 2005