Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casi 200 ciudadanos culpan a Vivienda de graves daños desde 1997 en pisos protegidos

La consejería replica que desde hace un año gestiona los arreglos en un barrio de Abanto

Casi 200 vecinos de Abanto que desde hace nueve años residen en pisos de protección con graves desperfectos han denunciado el retraso de Vivienda en acometer las reparaciones. La asociación creada culpa a Vivienda de propiciar la prescripción de un expediente sancionador por este caso y se plantea llevar el caso a los tribunales. La consejería, que admite los problemas en esta promoción, replica que desde hace un año gestiona los arreglos, pero se ha encontrado con la oposición vecinal. "Hace dos semanas no dejaron entrar a los pisos para repararlos", dice.

Las viviendas, situadas cerca del edificio consistorial de Abanto, forman parte de una promoción de más de 350 pisos de protección oficial entregados en el año 1996. Fueron construidos por la empresa Ferrovial y su promotora fue la sociedad pública Visesa, dependiente del Departamento de Vivienda. Los vecinos presentaron las primeras reclamaciones en 1997 al apreciar "defectos graves" tanto en los pisos como en la urbanización. En concreto, eran fallos en los suelos de parquet de pasillos y habitaciones, las cerámicas de los baños, grietas y fisuras en paredes y techos, atascos en las arquetas o apagones del alumbrado.

Los problemas, registrados en un total de 179 pisos, no fueron atendidos por el anterior equipo del Departamento de Vivienda, según la queja de los afectados. Fue en 2002 cuando los técnicos de la consejería confirmaron los desperfectos. Pese a ello, hasta marzo de 2003 no se concretan las reparaciones con un informe "unilateral", señalan los vecinos, lo que lleva a un frustrado acto de conciliación entre las dos partes y a la amenaza de presentación de una denuncia en los tribunales por parte de la asociación El Cerro Kaletik.

Multa de 6.000 euros

"Ese mismo día, el 21 de octubre de 2003, la Administración incoa un expediente sancionador contra Visesa", agregan, que se resolvió en mayo de 2004 con una multa de 6.000 euros a la sociedad pública por una falta "muy grave" y la ejecución de los arreglos en 30 días. Los vecinos señalan que no se hace mención a los desperfectos en los elementos comunes de la urbanización ni el reembolso de los 54.000 euros pagados por los vecinos para reparaciones urgentes, como los tejados o una vivienda afectada por la caída de un rayo.

La asociación vecinal exige una multa que supere el millón de euros y, en vez de una sola infracción grave, considera que existe una por cada una de las 179 viviendas afectadas y otra por los elementos comunes.

Los vecinos se han planteado interponer un recurso contencioso-administrativo contra la consejería por "la excesiva dilación" de las actuaciones y aseguran que se puede llegar a la prescripción del expediente sancionador contra Visesa.

El departamento que dirige Javier Madrazo comenta que esta promoción fue "complicada" porque las viviendas no reunían los estándares de calidad de los actuales pisos protegidos. "Se hicieron bastantes reparaciones, pero los vecinos pidieron más", explica un portavoz. Vivienda afirma que, tras estudiar el asunto, ordenó a Visesa "hace ahora un año" la elaboración de un listado de reparaciones y se puso en contacto con los vecinos para iniciar los arreglos. La consejería asegura que se inspeccionaron todos los pisos afectados, excepto 43, en los que no les fue permitido el acceso.

La consejería indica que la asociación vecinal exigió contrastar con un técnico designado por ellas el informe sobre las reparaciones. En julio pasado, Vivienda comunicó que estaba en disposición de reparar en cuanto se lo indiquen. "El informe de la asociación", agrega, "no llega hasta febrero de este año y plantean algunos elementos de discrepancia". A su juicio, los afectados no han mostrado voluntad de acuerdo y sólo amenazan con recurrir a los tribunales y a la prensa.

Ante ello, la sociedad Visesa, agrega el departamento, intentó a finales del pasado mes iniciar las reparaciones, que se acometieron en dos pisos. Hace dos semanas, aparecieron carteles en los portales "indicando a los vecinos que no se les dejase reparar y se nos sacó de las viviendas donde habían empezado los trabajos".

El portavoz oficial asegura que los vecinos se quejan de nuevos desperfectos y han pedido otro informe a la sociedad pública "sobre cómo se va a reparar esto", por lo que los arreglos se encuentran de nuevo paralizados. Niega que el expediente sancionador vaya a prescribir. "Está en activo", afirma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de abril de 2005