Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

La Universidad de Ignacio Sotelo

Para no aburrir al lector, contesto telegráficamente a Ignacio Sotelo, quien en su artículo Universidad de asignaturas o de titulaciones (EL PAÍS del 9 abril) responde amablemente a mi artículo La Universidad de nuestros pecados, del 23 de febrero:

1. Opina Sotelo que la Universidad española sirve para poco y tiene difícil arreglo. Yo opino que cumple un papel y que partiendo de lo que hay puede y debe mejorar. Los planes de la UE para crear un Espacio Europeo de Educación Superior son una buena ocasión, aunque serán menester dinero, organización e incluso, como dice Sotelo, cambios en la mentalidad de los profesores. También, añado yo, se requerirá un mayor esfuerzo de los estudiantes. Por lo demás, la experiencia dirá si sirven o no las "titulaciones mil".

2. Sotelo piensa que la Universidad está para formar científicos y no profesionales. Yo creo que licenciaturas e ingenierías están para formar profesionales, y los doctorados, para formar científicos. ¿Acaso los más de cien mil licenciados e ingenieros que se diploman todos los años pueden ser todos ellos científicos? De lograrlo, seríamos el país del mundo con más ciencia.

3. Sostiene Sotelo que los empresarios españoles, al no innovar por no contar con buena formación, son ineficientes. A mí me parece que España no sería hoy un país tirando a avanzado si no hubiera empresarios eficaces. Haciendo un retruécano de un argumento de Sotelo, quizá parte del mérito de esa eficacia corresponda a la Universidad.

4. Sotelo aconseja acertadamente el diálogo y la participación activa del estudiante. Una pregunta: ¿cómo se consigue tal cosa en clases de cien alumnos? Y en la Complutense todavía hay algún grupo de quinientos...

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de abril de 2005