Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:ESTRENO | 'Be cool'

Mitomanía

Una década después del famoso baile de Pulp fiction, John Travolta y Uma Thurman vuelven a marcarse unos pasos (presumiblemente) sexys. Be cool se está promocionando alrededor de datos tan peregrinos como éste (y alguno más, como la presencia de Steven Tyler, líder de Aerosmith, en un pequeño papel), quizá porque no hay modo de venderla con afirmaciones sobre su calidad.

Hacía tiempo que no se estrenaba una comedia de acción procedente de Hollywood tan aburrida como ésta. Las ha habido peores, por supuesto, pero no tan tediosas, tan insípidas. Algo sorprendente si tenemos en cuenta el nombre de su director, F. Gary Gray, autor de notables divertimentos como Negociador (1998) y The italian job (2003). Secuela de Cómo conquistar Hollywood (1995), basada también en una novela de Elmore Leonard y de nuevo con John Travolta como el ex mafioso que da un giro a su vida para introducirse en el mundo del espectáculo, Be cool se ambienta esta vez en la música, al parecer repleta de mafiosos, amenazas, chantajes y raperos de vida temblorosa y gatillo fácil.

BE COOL

Dirección: F. Gary Gray. Intérpretes: John Travolta, Uma Thurman, Vince Vaughn, Cedric the Entertainer. Género: comedia de acción. EE UU, 2005. Duración: 118 minutos.

El guión de Peter Steinfeld (Otra terapia peligrosa) no tiene el menor atractivo, los secundarios que ejercen de cómicos resultan insoportables (Vince Vaughn, a la cabeza) y la joven cantante protagonista a la que pretenden promocionar en la industria discográfica es un absoluto misterio: todos hablan de ella como si hubieran nacido un nuevo Mozart o unos nuevos Beatles, pero cuando se pone a cantar está incluso más cerca de Celine Dion que de Alicia Keys.

Con una producción espectacular (hay secuencias multitudinarias rodadas en un partido de baloncesto de Los Angeles Lakers, en un concierto de Aerosmith y en una entrega de premios de la MTV), la película parece más preocupada por la mitomanía que por ofrecer un verdadero entretenimiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de abril de 2005