Un tribunal federal de EE UU vuelve a rechazar la revisión del caso de Terri Schiavo

El reverendo Jesse Jackson expresa su apoyo a los padres de la mujer en estado vegetativo

En un giro inesperado del caso, el Tribunal Federal de Apelaciones de Atlanta aceptó a trámite una petición de los padres de Terri Schiavo para revisar las pruebas. Fue un triunfo para los partidarios de que se vuelva a alimentar a la mujer en estado vegetativo, pero breve. Anoche, el tribunal ya había resuelto en contra. Éste y otros tribunales se habían pronunciado hasta ahora sólo acerca de si habían existido defectos de procedimiento, pero no sobre la validez de las pruebas admitidas. Los padres recibieron el apoyo de Jesse Jackson, el líder religioso más a la izquierda. Terri lleva ya 14 días sin sondas.

Más información

En el recurso, los abogados de Robert y Mary Schindler, padres de Terri, habían argumentado que el juez federal de Tampa que hace 10 días falló en su contra no consideró si las pruebas sobre los deseos de Terri de no ser mantenida viva artificialmente eran "claras y convincentes", tal y como requiere la ley. "No se puede ordenar quitarle la vida sólo basándose en el testimonio oral aportado", señalaba el recurso, refiriéndose al testimonio del marido, Michael Schiavo, que afirma que ella le dijo una vez, mientras veían la televisión: "No quiero tubos". El otro testimonio aceptado en el juicio es el del hermano de Michael y su cuñada, que afirmaron que en un funeral la oyeron decir algo parecido.

El abogado de Michael, George Felos, calificó la apelación de "movimiento desesperado de última hora". Felos reveló la intención de su cliente de hacer la autopsia a Terri para disipar dudas sobre el diagnóstico de "estado vegetativo persistente", así como las acusaciones de abuso formuladas contra Michael por los padres y el personal sanitario que ha atendido a Terri en distintas residencias. Se ha dicho que la enferma había recibido sobredosis de insulina o que sufrió ruptura de costillas que la provocaron un paro cardiaco en 1990. Las dudas se han perpetuado estos años porque Michael Schiavo, con la autorización del juez, ha rehusado hacer público el historial.

Horas antes de saberse la decisión del tribunal de apelación, la madre de Terri, Mary Schindler, hizo un llamamiento en televisión a su yerno y a la mujer con la que Michael vive desde hace 10 años, Jodi Centonze: "Tenéis vuestros propios hijos, por favor, por favor devolvedme a mi hija".

Por su parte, Jesse Jackson manifestó ante la residencia donde está Terri: "Salvar la vida de Terri es uno de los temas morales y éticos más profundos de nuestro tiempo, que trasciende la política y las disputas familiares. Se comete una injusticia: es inhumano, inmoral e innecesario negarle alimentación y agua. La ley tiene que ir acompañada de piedad para que exista justicia". Jackson trató de ver a Terri, pero Michael Schiavo se lo impidió aduciendo que ya tenían "suficientes consejeros espirituales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 30 de marzo de 2005.

Lo más visto en...

Top 50