Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy acusa a Zapatero de "ocultar algo" y engañar a los españoles con el 11-M

Blanco replica que el líder del PP hace "la peor oposición, la que es inútil para los ciudadanos"

Mariano Rajoy, líder del PP, reclamó ayer al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que "levante el veto a las comparecencias" en la comisión del 11-M de Fernando Huarte, militante socialista, y del sirio Mohamed Almallah, ex militante socialista. Si no lo hace, según Rajoy, Zapatero demostrará que "quiere ocultar algo" sobre el 11-M, y "el PSOE habrá engañado a los españoles" bajo la "responsabilidad" del presidente. José Blanco, secretario de Organización del PSOE, replicó a Rajoy que deje de hacer "chascarrillos", y le recomendó que haga "oposición útil", tal como hizo Zapatero, si quiere ganar las elecciones o, al menos, si busca impedir que los socialistas obtengan mayoría absoluta.

"Yo afirmo que si estas personas, militantes del PSOE, que algo sin duda tienen que decirle al conjunto de los españoles, no comparecen en la comisión de investigación, el PSOE habrá engañado a los españoles, y hago responsable de eso al presidente del Gobierno". Con afirmaciones de este tenor retó ayer Mariano Rajoy al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en una entrevista en Tele 5. Según Rajoy, "el presidente del Gobierno tiene que ser el que diga que comparezcan porque si no su credibilidad quedará bajo mínimos".

Las dos personas que Rajoy pidió a Zapatero que inste a que comparezcan en la Comisión del 11-M son Fernando Huarte y Mohamed Almallah, por los siguientes motivos: "El señor Huarte, del PSOE de Asturias, se reunió al menos cuatro veces con el lugarteniente de uno de los terroristas el 11-M. Tres, antes del 11-M y una, después"; y Almallah, expulsado del PSOE, "está hoy en la cárcel por delito de terrorismo".

Rajoy puso especial énfasis en la comparecencia de Huarte, para preguntarle si supo algo del 11-M y, en su caso, a quién informó. "Yo no tuve información ni del CNI, ni de la Guardia Civil, ni de la policía. Yo no supe nada. Sin embargo, tengo la impresión de que algunos dirigentes del PSOE sabían bastantes cosas y ahora es su obligación promover que los españoles conozcan qué es lo que sabían".

El secretario de Organización del PSOE, José Blanco, se remitió a las declaraciones que hizo la víspera en las que adelantó que están dispuestos a aclarar lo que sea necesario sobre estas cuestiones en el marco de la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso.

Pero Blanco aprovechó la intervención de Rajoy para hacer un juicio sobre el tipo de control que está ejerciendo el PP sobre el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que calificó de "la peor oposición, la que es inútil para el interés general". "Rajoy lleva mal camino. Heredó un partido con mayoría absoluta. Lo llevó a la oposición y como siga con esta estrategia dejará al PP en la oposición más absoluta", dijo.

Blanco aconsejó a Rajoy que "abandone la política de adjetivos a que nos tiene acostumbrados y pase a una política de sustantivos, que se esfuerce en plantear alternativas y haga una oposición útil, que le dio la victoria al PSOE, y no una de chascarrillos".

El PP registró ayer en el Congreso la solicitud de comparecencias del actual y del anterior director general del CNI, Alberto Saiz y Jorge Dezcallar, en la Comisión de Secretos Oficiales, con lo que implícitamente asume que no irán a la Comisión del 11-M. Pidió, asimismo, el listado de llamadas telefónicas de Huarte, de una empresa suya y de la ONG que dirigía; las diligencias de la denominada Operación Nova, e informes de las Fuerzas de Seguridad de Marruecos sobre la existencia de intermediarios para captar a los terroristas que participaron en el 11-M.

[Por otra parte, el alcalde de Sanlúcar la Mayor, Juan Escámez (PSOE), defendió ayer la "pulcritud" del proyecto inmobiliario para construir 112 viviendas de protección oficial en este municipio, un proyecto en el que participan dos sobrinos de Felipe González, informa Luis Barbero. Escámez replicó así a Rajoy, que el lunes demandó la intervención de la Fiscalía Anticorrupción por este asunto.]

"Venta monstruosa"

El presidente del PP, Mariano Rajoy, censuró ayer la venta de armas a Venezuela como parte de una política exterior del Gobierno que tildó de "grotesca". Según Rajoy, "los dos grandes amigos" del Gobierno son Fidel Castro y Hugo Chávez. "Lo que está haciendo hoy [José Luis Rodríguez Zapatero] en Venezuela vendiéndole armas al señor Chávez creo que es un error monstruoso", proclamó Rajoy, para asegurar que él "no hubiera vendido armas a Venezuela de ninguna manera".

No es la primera vez que España vende armamento a Venezuela. En la etapa de José María Aznar, del que Rajoy fue ministro y vicepresidente, el Gobierno vendió aviones militares de transporte al citado país.

En cuanto a Colombia, España anuló un acuerdo para la venta de armamento al que habían llegado Aznar y el presidente Álvaro Uribe, en febrero de 2004, para "plantar cara al terrorismo", en palabras del entonces presidente español. La venta, de más seis millones de dólares (4,64 millones de euros), constaba de 40 carros de combate AMX-30 de los años setenta y modernizados en 1989 -que el Gobierno planeaba dar de baja-, 20 obuses de artillería y dos aviones de transporte C-212 medicalizados.

La venta se anuló meses después de mutuo acuerdo. En julio, durante una reunión en Maracaibo (Venezuela) con su homólogo venezolano, Hugo Chávez, Uribe declaró: "No mantengo ganas de los tanques, yo quisiera que con el presidente Zapatero hiciéramos un acuerdo para que nos vendieran algo más útil". En septiembre, José Bono anunció la entrega, sin coste alguno, de dos aviones medicalizados C-212.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de marzo de 2005

Más información