Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

India se plantea prohibir la fabricación de fármacos genéricos

El Parlamento de India debate una ley por la que prohíbe a las empresas del país fabricar medicamentos genéricos. El país asiático es la cuarta potencia farmacéutica mundial, y la primera en fármacos sin patente, que vende a otros países a bajo precio para combatir epidemias como el sida. Unas 350.000 personas, el 50% de quienes toman antivirales en los países pobres, recibe medicación fabricada en India.

La norma fue presentada por el Gobierno indio el viernes pasado. La decisión obedece a una norma de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Según este acuerdo, cada país deberá adaptarse a la legislación del comercio internacional y, por tanto, deberá otorgar patentes válidas para 20 años a los productos farmacéuticos. La concesión de patentes equivale a que los laboratorios de genéricos ya no podrán hacer versiones de medicamentos patentados.

El Gobierno indio considera que esta legislación es necesaria para atraer inversión extranjera y modernizar la industria farmacéutica local. Los productores de medicamentos han pedido que la ley permita excepciones para medicamentos de interés público nacional, como los destinados a curar el cáncer, el sida, la tuberculosis, la malaria o la hepatitis.

Interés público

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha lanzado una exhortación pública al Gobierno indio. "Puede producirse una limitación drástica, e incluso llegar a impedir la fabricación y el suministro de terapias indias a países en desarrollo", dice Ellen' t Hoen, portavoz de la campaña de MSF para el acceso a medicamentos básicos. La ONG anima a Delhi a perseverar en su "liderazgo internacional". MSF recuerda que antes de generalizarse los genéricos en 2001, tratamientos parecidos costaban más de 10.000 dólares anuales por paciente, es decir 40 veces más que la terapia antiviral que la ONG aplica (250 dólares). MSF trata a 25.000 personas con antivirales en casi una treintena de países, y un 70% de esos pacientes reciben genéricos fabricados en India.

Laboratorios indios -encabezados por Cipla, de Bombay- fueron los primeros que encararon la producción y la distribución de antivirales genéricos, pese a las presiones de las multinacionales farmacéuticas. El Gobierno brasileño fomentó la fabricación de genéricos antisida y su distribución en el sistema público, con el resultado de que el número de muertes por la pandemia en el país descendió a la mitad.

La normativa en la OMC es fruto de largos años de tensiones y negociaciones internacionales, y está vigente la Declaración de Doha sobre Acuerdos de Aspectos sobre Derechos de Propiedad Intelectual relativos al Comercio (ADPIC), que especifica: "El Acuerdo puede y deberá ser interpretado y aplicado de modo que apoye el derecho de los miembros de la OMC de proteger la salud pública y, en particular, de promover el acceso a los medicamentos para todos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de marzo de 2005