Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montilla desautoriza a Bono para hablar de financiación

El primer secretario del PSC y ministro de Industria, José Montilla, dejó claro ayer que las únicas "voces autorizadas para hablar de financiación autonómica son la del presidente del Gobierno, la de la vicepresidenta y la del ministro de Economía y Hacienda". De esta forma, Montilla desautorizó al ministro de Defensa, José Bono, que el pasado viernes arremetió contra los partidos catalanes, incluido el PSC, por pedir la publicación de las balanzas fiscales.

Por parte del Gobierno español, aseguró el ministro de Industria, "hay un compromiso inequívoco que es abordar la reforma de la financiación para dotar a las comunidades autónomas de más recursos y de más autonomía en la gestión de los recursos". Para ilustrar que se trabaja en este sentido, el ministro utilizó como ejemplo una reunión que ya está fijada en la agenda de Zapatero con los presidentes de las distintas comunidades para hablar de financiación sanitaria. "Esto es lo importante", señaló Montilla, "y lo otro es anecdótico".

Sobre la publicación de las balanzas fiscales, Montilla señaló que el Gobierno español trabaja para hallar el método "más transparente y más aceptado por todos". La publicación de estas balanzas fiscales es el principal condicionante de Esquerra Republicana (ERC) para dar un apoyo estable al PSOE a lo largo de esta legislatura. Por este motivo, y ante las declaraciones del ministro de Defensa, el conseller primer del Gobierno catalán, el republicano Josep Bargalló, acusó a Bono de ser "el representante de una España que ya no existe". En clave irónica, Bargalló preguntó al ministro de Defensa "si está dispuesto a enviar sus fuerzas a conquistar" comunidades "insolidarias". A pesar de todo, Bargalló mostró su "esperanza" en las promesas de José Luis Rodríguez Zapatero.

Bargalló coincidió aquí con Montilla, que se mostró "confiado" en que la aprobación del nuevo Estatuto también contará con el apoyo del Gobierno. Dicho esto, emplazó al PP y a CiU a hacer lo mismo en el Parlamento catalán y en el Congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de marzo de 2005