Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crisis en el consistorio de Badalona tras la dimisión de la edil de Vivienda

ICV deja la concejalía por la dificultad de construir 900 pisos sociales

Núria Camposo, teniente de alcalde de Badalona por ICV, ha renunciado a seguir desempeñando su función de responsable del área de Vivienda de la ciudad, una de las más importantes. "Abandonamos, devolvemos la concejalía de Vivienda a la alcaldía", así de contundente se mostró la presidenta del grupo municipal de ICV-EUiA, Muntsa Niso. En el trasfondo de esta crisis se halla la imposibilidad, aseguran fuentes de la formación ecosocialista, de llevar adelante el plan de construir 900 pisos de protección oficial en el actual mandato, una de las promesas electorales del PSC en que se había empeñado todo el equipo de gobierno.

Pese a esta dimisión, ICV-EUiA reafirmó ayer que la coalición tiene intención de continuar en el equipo de gobierno con el PSC, partido mayoritario, y ERC, los otros dos socios en el consistorio.

La formación ecosocialista ve imposible afrontar con garantías los problemas de la construcción de los pisos previstos en el Plan de Vivienda Municipal, que se aprobó hace cinco años y es uno de los puntos prioritarios de la actuación del equipo de gobierno local. En aquella época, ICV-EUiA no tenía competencias en el gobierno municipal.

En enero, Núria Camposo ya anunció que no se podría completar el plan de vivienda municipal en su totalidad. Ahora la formación asegura que será "imposible" construir los 900 pisos de protección oficial que se deberían acabar antes que finalice el actual mandato, en 2007. Una parte de estos pisos ya fue sorteada en 2002 siguiendo unas prioridades sociales predeterminadas. "Pecamos de ingenuos intentando desarrollar el plan, pero no podemos continuar con el proyecto", aseguró ayer Niso.

Hace casi tres años, más de 6.000 personas participaron en el sorteo de estos pisos de promoción municipal. De momento, sólo se han adjudicado 144 viviendas de las 900 previstas, según la documentación facilitada ayer por ICV.

La dimisión ha descolocado a EUiA, el socio electoral de ICV. Asun García, coordinadora de la primera formación, aclaró ayer: "La decisión ha sido tomada de forma unilateral, que respetamos, pero no se ha hecho de la manera correcta". Pese a todo, García subrayó que la coalición no peligra. Hoy se reunirá con su organización y adoptará una posición firme sobre la crisis.

Ahora serán los socialistas los que se harán cargo de las competencias de vivienda dentro del área de Territorio. El primer secretario del PSC de Badalona, Jordi Serra, declaró ayer que la actitud de los ecosocialistas es "desleal" con la alcaldesa, ya que han actuado más como oposición que como responsables de un área de gobierno. La alcaldesa, Maite Arqué, aseveró que el PSC mantiene la voluntad de seguir gobernando con un pacto en el que esté presente toda la izquierda. "El PSC quiere gobernar con las tres fuerzas de izquierda", remachó. Arqué y Serra no se pronunciaron sobre si la coalición ICV-EUiA tendrá que dejar el gobierno municipal. El primer secretario socialista declaró que es un tema sobre el que deberá reflexionar Iniciativa en la asamblea interna de su partido. "Retirarnos del gobierno sería lo peor. No podemos dejar de hacer cosas tan importantes como guarderías", protestó Niso.

Arqué reconoció ayer que ha habido problemas en la ejecución del plan de viviendas, pero añadió que el Ayuntamiento nunca ha pretendido esconderlos. Además, la alcaldesa reiteró su voluntad de trabajar en la ejecución del plan de viviendas.

Por su parte, el presidente del grupo municipal de ERC, Jaume Vives, consideró que las áreas de Vivienda y Urbanismo nunca debieron estar separadas, y que "quizá fue un error" unir Medio Ambiente con Vivienda.

La oposición municipal, formada por CiU y el PP, mira con recelo la decisión de ICV y la de los socialistas de intentar mantener el pacto de izquierdas. El presidente del grupo municipal del PP, Xavier García-Albiol, ha pedido a la alcaldesa que de forma "inmediata se convoque un pleno donde se den explicaciones a los ciudadanos". Además, recordó que la dimisión ha venido a confirmar lo que los populares venían denunciando desde hace un año y medio.

Ferran Falcó, presidente del grupo municipal de CiU, tachó de "infantil" la actitud de los ecosocialistas. "Da la sensación de que ICV se está quitando las pulgas de encima. Se queda con lo que le gusta y se deshace de lo que no", precisó.

Tráfico de influencias

El sector de la vivienda pública ha motivado alguna que otra polémica últimamente en Badalona. El pasado mes de junio, Àngel Puyol, jefe de gabinete de la alcaldesa Maite Arqué, tuvo que dimitir tras salir a la luz que en 1996, cuando era gerente de la empresa municipal Engestur, vendió uno de los cinco pisos construidos por esta sociedad a una de sus hijas. Era un dúplex de 89 metros cuadrados, construido en el barrio de Bonavista en terrenos expropiados por el consistorio, que se vendió por 11,5 millones de pesetas. Además del supuesto tráfico de influencias, la promoción de los pisos se realizó sin apenas publicidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de marzo de 2005

Más información