Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UN AÑO DESPUÉS DE LA MATANZA

El Congreso y el Senado rinden homenaje a todas las víctimas

El Congreso y el Senado, a través de sus presidentes, Manuel Marín y Javier Rojo, respectivamente, rinden homenaje a las víctimas del 11-M pero también a todos los fallecidos a causa del terrorismo. Porque "todas las víctimas son iguales", leerá hoy Marín en la resolución pactada en un primer borrador por el PSOE y el PP y, después, por todos los grupos.

Pese a la división que se ha registrado en la comisión del 11-M, los portavoces del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y del PP, Eduardo Zaplana, redactaron juntos ayer esta resolución en la que se pone el énfasis en el compromiso ineludible de que las víctimas nunca sean olvidadas y que reciban siempre "el apoyo integral" que necesiten.

La declaración del Congreso arranca con una defensa de "la unidad de las fuerzas políticas, la firmeza del Estado de derecho y la solidaridad con las víctimas" como "pilares inquebrantables de la respuesta democrática al terrorismo".

Marín leerá que "ante el terrorismo, todas las víctimas son iguales" pues son "objeto de actos criminales e injustificables". Por eso, los diputados se comprometerán a "luchar contra el olvido de quienes han sufrido o sufren a consecuencia de la barbarie terrorista, cualquiera que sea su origen". La condena en el primer aniversario de la matanza irá acompañada del "compromiso irrenunciable a seguir luchando contra todo tipo de terrorismo".

Cooperar en la prevención

Los diputados asumen en esta declaración que los terroristas son "quienes atacan y ponen en riesgo" la "convivencia democrática" y que la lucha contra "todas las formas de terrorismo" debe ser "la prioridad fundamental de toda acción política". El Congreso exhortará al Gobierno, a la UE y a las Naciones Unidas a "cooperar activamente para prevenir y perseguir los actos del terrorismo".

Horas antes de que se pactara el texto del Congreso, el presidente del Senado, Javier Rojo, leyó una declaración de homenaje a las víctimas consensuada por los grupos de la Cámara alta, en el que se destacó la unidad de los demócratas contra esta lacra. Los senadores guardaron después cinco minutos de silencio que se rompió con un cerrado aplauso.

Rojo recordó que la matanza dejó "a la sociedad española con el alma encogida y un profundo sentimiento de dolor". Aseguró que nunca olvidarán "a las 192 víctimas que perdieron la vida por un acto cobarde y vil perpetrado por el terrorismo islamista". Ni olvidará nunca "a las más de 900 personas que han sido asesinadas por ETA", puesto que "las víctimas, todas las víctimas del terrorismo, estarán siempre en nuestro recuerdo y en nuestros corazones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de marzo de 2005