Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montes-Bradley se centra en el joven Cortázar en una biografía del escritor

Dicen las biografías serias, y también las de solapa, que Julio Cortázar nació "accidentalmente" en Bruselas en 1914 y falleció en París en 1984. Eduardo Montes-Bradley, sin embargo, ha escrito Cortázar sin barba (Debate) para desmitificar este y otros datos que se repiten desde hace años como dogmas. "Su nacimiento en Bruselas no fue en absoluto accidental", señala. "Y tampoco es cierto que su padre fuera un diplomático, como se ha dicho, sino que emigró a Europa por motivos económicos. La mejor prueba de que el nacimiento en Bruselas no fue accidental la tenemos en que fue registrado en Bélgica como Jules y no como Julio".

El cineasta argentino Montes-Bradley (Córdoba, 1960) ha optado por escribir una biografía muy personal, que se centra en el Cortázar de los primeros años, "antes de que llevara barba, antes de que fuera un escritor consagrado".

"Se han dicho muchas mentiras sobre Cortázar, mentiras que se han ido repitiendo y que yo he podido desmontar acudiendo a las fuentes documentales", señala. "Lo del nacimiento accidental es un ejemplo, pero también lo del abandono del padre. La madre de Cortázar se inventó el abandono absoluto del padre, cuando se sabe que éste quiso ponerse en contacto con su hijo". Otro de los mitos que desmonta Montes-Bradley es el de que Cortázar apoyó al franquismo en su juventud. "Se dice en un libro peronista que firmó un manifiesto de apoyo a Franco", comenta, "pero es una manipulación, ya que Cortázar tenía entonces sólo 23 años y era un desconocido profesor de un instituto perdido en la pampa. ¿Por qué iba a firmar? Lo que pasa es que a la izquierda argentina le interesó inventarse un pasado franquista y aristocratizante de Cortázar para resaltar su posterior conversión al socialismo. Es parte de la construcción del mito".

"Una vez en Europa, Cortázar se dejó barba y adoptó desde París la actitud de escritor latinoamericano", continúa Montes-Bradley.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de febrero de 2005