Reportaje:GOYA A LOS ACTORES REVELACIÓN

La nueva generación

Tienen entre 14 y 27 años. Son las nuevas caras del cine español. La ilusión. Los que aseguran su futuro. Entre estos 14 jóvenes ya encontramos un premio Goya, María Valverde, y cuatro aspirantes a conseguir un galardón esta misma noche.

MARÍA VALVERDE

Nació en Madrid hace 17 años. En 2004 se llevó el Goya a la actriz revelación por tentar a Luis Tosar en 'La flaqueza del bolchevique'. Este año la veremos en el 'thriller' 'Vorvik' y rodará 'Ladrones', con Daniel Brühl.

De cerca, María Valverde brilla. Es una luz interior que sólo se puede definir como juventud. Aun así, ya ha tomado una decisión difícil: dejar los estudios para actuar: "Veía que no podía, que no iba a hacer ninguna de las dos cosas bien". ¿Te ha cambiado todo esto la vida? "No, la energía sigue siendo la misma, pero sí me ha cambiado el ritmo. Desde La flaqueza del bolchevique todo ha ido muy deprisa, demasiada información en poco tiempo". ¿Cómo ves representada tu edad en el cine? "Las chicas salen de lolitas, y los chavales, siempre como que están tristes, ¿no?".

NILO MUR

19 años. Barcelonés, hijo de padres 'hippies', de ahí su nombre. Aficionado a la fotografía. Vivió en Australia entre los ocho y los 11 años. A los 12 compartió rodaje con Lauren Bacall en 'El celo'. Opta al Goya al actor revelación por 'Héctor', que rodó con 16. Este año estrena 'El calentito.'

La universidad le tiene desencantado: "Esperaba que hubiese más nivel y menos adoctrinamiento. Voy a seguir, pero si me sale una peli… Sería la excusa perfecta". Por ahora sólo le han reconocido una vez en el metro, y fue alguien que le paró para pedirle la hora. Pero igual un Goya cambia las cosas. ¿Qué te dijeron en casa cuando soltaste aquello de "quiero ser artista"? "Ya ves, mi madre estudia cine y me tuvo con 20… Siempre me ha apoyado mucho". ¿Te tratan los compañeros distinto por ser más joven? "No sé si me tienen en pañitos, pero sí que me dan consejos". ¿Una película de adolescentes? "Kids es una pasada, muy transgresora".

CLARA LAGO

Madrileña. El 6 de marzo cumple 15 años. A los 10 pidió un deseo: que le dejasen hacer una prueba. Imanol Uribe se lo otorgó y la eligió para 'El viaje de Carol' (2002). Su interpretación le valió una candidatura al Goya. Además de mucha 'tele', en 2004 apareció en 'La vida que te espera'.

Clara escribe los mensajes de móvil sin vocales, subraya con colores los apuntes y lleva un diario donde sus amigas le apuntan frases. Le gusta verse en el cine, pero en la tele le da vergüenza. Se paga ella las clases de interpretación y los campamentos de verano. ¿Cómo es tener un sueldo a los 15? "Siempre he sido muy austera. Mis amigas siempre están con lo de 'tía, invítanos, que estás forrada". ¿Y la fama? "El primer autógrafo que di era largo como un testamento, ahora no me gusta tanto que me reconozcan, corta un poco".

ALEJO SAURAS. Desembarco televisivo

Nació hace 25 años en Palma de Mallorca. Trabajos en televisión: 'Al salir de clase' y 'Los Serrano'. En cine destaca 'Y decirte una estupidez, por ejemplo… te quiero' (2000). Si 'Los Serrano' repite las audiencias de la segunda temporada, este año le verán siete millones de personas.

Es imposible no ver en Alejo a Santi y a Raúl. Sus personajes de Al salir de clase y Los Serrano han colado su cara en el subconsciente colectivo y en las carpetas adolescentes. Un chico de barrio que renunció a una oposición en Aviónica para ser actor. Formado en varias escuelas de interpretación, ha hecho sus pinitos, pero aún espera un papel dramático. ¿Reniegas de la caja tonta? "Para nada. Hay proyectos interesantes y nadie se fija en ti si no sales. La tele tiene sus fallos, aunque ganas oficio. Y comes". ¿Cómo es hacer de adolescente cumplidos los 20? "Está estudiado. A esas edades, la gente admira a El Canto del Loco, Christina Aguilera… veinteañeros". Elige tu filme de veinteañeros. "Martín Hache y El indomable Will Hunting".

ELVIRA HERRERÍA. La modelo médica

Aunque nació en Burgos hace 24 años, se crió en Sevilla. Por su carrera de modelo, desde hace un lustro vive en Madrid. Se pagó la carrera de Medicina con su sueldo de modelo. Sesiones para 'Vogue' y catálogos de ropa, anuncios en la 'tele' y por fin el año pasado su salto al cine con 'A+'.

Atención a sus ojos: darán mucho que hablar. Por lo menos el cine español ya está revolucionado. Acabó como modelo de rebote ("Me lo sugirió un novio y no me ha ido mal"). Estos días vive encerrada en una biblioteca, preparando el MIR. ¿Cómo compatibilizas estudios y trabajo? "Pues diciendo que no a muchas sesiones". ¿Cómo te ven tus padres? "Vivo una relación de amor / odio con ellos. Ambos son médicos y me insisten mucho con que estudie. Pero sé que luego, a mis espaldas, se enorgullecen de mí". Tu descubridor. "Ella no lo sabe. Fue la diseñadora Amaya Arzuaga. Me escogió para mi primer gran desfile". Un deseo. "Charlar con Julio Medem. Me encanta su cine y es médico como yo".

ALBERTO FERREIRO. Chulería de barrio

Nació en Madrid hace 21 años. Su debú: 'El otro barrio' (2002). En 'Soldados de Salamina' encarnó al miliciano que baila 'Suspiros de España'. "Es guapo a crujir, y tiene una mirada tierna y con encanto". Palabra de Pedro Almodóvar, que le dirigió en 'La mala educación'. En 2005 estrena 'Segundo asalto'.

Este chaval del barrio madrileño de Moratalaz acabó en su primer casting por culpa de su profesora. "Vinieron a buscar caras nuevas al colegio y, como daba tanta guerra, mi tutora me apuntó a la prueba". Los estudios se le han atragantado muchas veces. "Por lo menos me queda la actuación". ¿Qué has perdido por trabajar desde joven? "Me ha costado acabar los estudios porque no me concentraba. Imagínate cómo sufrieron mis padres, que son profesores. A veces es gracioso que te conozcan por la calle. Tenía una novia de Usera justo cuando en Mis adorables vecinos interpretaba a un chico de allí y en ese barrio los chavales me decían: '¡Cómo mola que seas de verdad de aquí!". ¿Quién te dio la primera oportunidad? "Geli Albaladejo, la directora de reparto de El otro barrio. Ahora somos muy amigos e incluso salimos de copas". ¿Con quién te gustaría trabajar? "Con Elena Anaya. Es una actriz muy potente y físicamente es mi diva".

LETICIA DOLERA. Ojos cosmopolitas

Barcelonesa, de 23 años. Otra actriz surgida de la cantera de 'Al salir de clase'. Debutó en el cine como la chica deslenguada de 'El otro lado de la cama' (2002). Por su manejo del inglés, en 'Imagining Argentina' fue la hija de Antonio Banderas y Emma Thompson. Este año estrena 'Semen, una historia de amor'.

Gracias a su trabajo, Leticia Dolera ha dado rienda suelta a su pasión de viajar. Compagina películas y estudios entre Los Ángeles, Nueva York, Madrid y Barcelona. Por rodar en sitios extraños, lo ha hecho hasta en Luxemburgo (The emperor's wife). Dejó a mitad la carrera de Bioquímica para ir a Madrid a actuar y presentar Xat Tv, un programa infantil en La 2 sobre informática. "Al principio, la soledad fue muy dura". ¿Cómo llevan tus amigos tu fama? "Muy bien. Entienden mi cansancio cuando llego de viaje, así que si hay plan de marcha, me avisan con tiempo para que haya dormido antes". Una espinita clavada. "Mi segunda pasión es bailar. Y fui la única del reparto de El otro lado de la cama que no lo hizo". Un director que quieres que te contrate. "Julio Medem, porque me llega". Película favorita de veinteañeros. "El indomable Will Hunting. Este año las ha habido muy buenas en España, como Héctor o Frío sol de invierno".

NURIA GAGO. Fragilidad pelirroja

Barcelonesa, de 24 años. Justo cuando acababa arte dramático la escogieron para la serie 'El cor de la ciutat' (2000), en TV3. Ha mezclado televisión ('Mirall trencat', 'Mis adorables vecinos') con cine ('Noviembre'). Candidata este año al Goya a actriz revelación por 'Héctor'.

A mitad de la entrevista recibe una llamada en el móvil que le anuncia su candidatura. Su imagen de frágil se quiebra, estalla en risas nerviosas, telefonea a su familia y se le escapa una lágrima. ¿Qué has perdido con la fama? "Anonimato. En El cor de la ciutat hacía un papel de… dejémoslo en fresca, y la gente me llamaba la putita de la tele". ¿Con quién deseas trabajar? "Con Candela Peña". ¿Cómo son las películas sobre veinteañeros? "Hay de todo. Me encantan Historias del Kronen y Soñadores. Yo trabajé en Noviembre, que estaba muy bien". ¿Qué opina tu familia de tu trabajo? "Bueno, mi abuelo se sale cuando tengo secuencias con besos". ¿Que harías con el Goya en la mano? "Moriría de la emoción".

DAFNE FERNÁNDEZ. Actuar, bailar y cantar

Esta madrileña cumplirá 20 años el 31 de marzo. Estudió 10 años de danza en el Conservatorio. Desde que la escogieron entre 2.500 niñas para 'Malena es un nombre de tango' ha hecho nueve películas. Es Marta en la serie de Antena 3 'Un paso adelante'. Y este año saca un disco.

Le habría encantado ser Sandra Dee en Grease. Las habilidades las tiene. Baila, actúa y ahora canta. Todavía le quedan ganas de ir a la universidad "en el futuro" para estudiar Periodismo. ¿Has perdido algo por trabajar desde tan joven? "He ganado mucho. A lo mejor he perdido lo típico de los niños…". ¿La despreocupación? "Desde muy pequeña he tenido muchas responsabilidades y he aprendido muy pronto por dónde no hay que ir y quiénes se intentan aprovechar de ti". ¿Cómo llevas la fama de la 'tele'? "Me gusta, pero como la he vivido desde tan pronto, sé que te conocen una semana y a la siguiente te olvidan. O sea, que tampoco me lo creo mucho. De todas formas, prefiero que me reconozcan por La caja 507".

TERESA HURTADO. De Sevilla a los Goya

Sevillana, de 21 años. Vive en Madrid para acudir a todas las pruebas que pueda. Santi Amodeo la eligió para protagonizar 'Astronautas'. Mintió sobre su edad, diciendo que era menor de edad. Hasta ese momento sólo había hecho un corto. Candidata esta noche al Goya como actriz revelación.

El optimismo de Teresa Hurtado parece a prueba de bombas. Chispeante en el habla, no para de ir a castings mientras estudia el segundo año de interpretación en la escuela de Juan Carlos Corazza. "He dejado de trabajar en un bar para apostar por esto". La candidatura al Goya le ha reafirmado en su decisión. Un sufrimiento de cine. "El calor que pasamos mientras hacíamos Astronautas y lo de rodar de noche y dormir de día. Qué desquicie". ¿Eres actriz de vocación? "No recuerdo haber querido otra cosa: actriz o algo parecido". ¿Tus padres aprobaron tu mudanza a Madrid? "Cómo. Casi me echan ellos de Sevilla. Me dijeron que p'alante". ¿Cómo ves representada tu edad en el cine? "Está lleno de tópicos. Muchísimas secuencias de sexo que no vienen a cuento, chistes malos…". Un deseo. "Trabajar con Francis Ford Coppola. Por pedir, que no quede. Pero, eh, que yo soy una recién llegada. Ni siquiera controlo este mundillo".

AIDA FOLCH. Inocencia interrumpida

Nació hace 18 años en Reus (Tarragona). Con 14, Fernando Trueba la eligió para protagonizar 'El embrujo de Shanghai'. En 'Los lunes al sol', su personaje tonteaba con Santos (Javier Bardem). Aficionada a la fotografía. Ha dirigido un corto: 'Estrella'. Este año estrenará 'Aquitania'.

Aida está nerviosa. Mientras estudia arte dramático en Madrid, prepara el estreno teatral de Roberto Succo, con dirección de Lluís Pasqual. "No está mal, ¿verdad?". Su vida cambió radicalmente desde que la vio Trueba. En la sesión adopta poses alejadas de aquella niña enferma que interpretó en El embrujo… Digamos que se acerca más a la adolescente descocada de Los lunes al sol. ¿Quieres crecer para hacer otros papeles? "Al principio sí tenía cierta prisa. Ahora pienso que es mejor interpretar a chicas de mi edad. El resto ya llegará". Tu película favorita de adolescentes. "Escojo dos. Felices dieciséis, de Ken Loach, y Diario de un rebelde". ¿Qué te saca de quicio? "La espera entre rodajes. Te empeizas a rayar y…". ¿Qué te has perdido por trabajar? "Nada, esto es lo que siempre quise hacer". El pasado noviembre cumpliste 18. ¿Qué locura hiciste? "Pocas… Bueno, celebré una macrofiesta en mi piso recién alquilado. Fue tremenda".

TAMAR NOVAS. A la segunda va el Goya

Gallego, de 18 años. Candidato a actor revelación por 'Mar adentro'.

Ya pensaba que no le iban a volver a llamar. Habían pasado más de cuatro años desde La lengua de las mariposas hasta que sonó el teléfono y resultó que era Amenábar. ¿Cómo fue tu primer encuentro con él? "Al fondo de la sala de la prueba vi lo que parecía un chavalito. Cuando caí que era él, fue ridículo, casi le abrazo". ¿Una lección de Javier Bardem? "Que contagiar buen rollo en el plató también es interpretar. Nos pasábamos el día oyendo música heavy, el rodaje fue mucho menos serio y asfixiante de lo que esperaba. ¿Cómo ves representada tu edad en el cine? "Debería haber más pelis juveniles que no hablasen sólo de sexo y drogas. La actitud de lo que significa ser joven se puede representar igual en un pueblecito de Galicia que en medio de una gran ciudad".

FÉLIX SUÁREZ. El joven empresario

Sevillano, de 27 años. Está de gira con la obra 'El día que te vi'.

Con unos amigos y el dinero ahorrado de Al salir de clase ("serie culpable de que todos queramos un loft") montó una compañía de teatro. Una pasión casual; iba para abogado y se metió en arte dramático para superar la timidez ante el estrado: "Me cambió la vida, pasé de estar lo más lejos de la pista a ser el alma de la fiesta". En televisión ha repetido con Los ochenta y Las cerezas del cementerio. ¿Próximo proyecto empresarial? "Ahora mi sueño es tener una productora. El actor es un cuentacuentos, a veces tienes suerte y te ofrecen historias interesantes; si no, hay que buscarse la vida". ¿Faltan buenos papeles para gente joven? "En España faltan buenos papeles para todas las edades". Un lema. "El dinero está ahí fuera, sólo hay que buscarlo".

YOHANA COBO. Del anuncio de yogures a Saura

Madrileña, de 20 años. Entre sus trabajos destaca en televisión 'Javier ya no vive solo', y en cine, 'La vida mancha' (2002) y 'El séptimo día' (2004). En 2005 estrena 'Fin de curso'.

Yohana no quiere cortarse el pelo. Conserva la melena de la infancia, pero habla con un reposo adulto. Es tímida y "nada farandulera". En los rodajes, donde invariablemente es "la niña", siempre lleva un libro bajo el brazo. ¿Cómo te metiste en esto? "Lo típico, una señora paró a mi madre por la calle, '¡Pero qué mona! ¿Por qué no la metes en una agencia?'. En uno de mis primeros anuncios le daba yogur a Carmen Maura". ¿Te has sentido alguna vez demasiado joven? "Cuando Carlos Saura me cogió para El séptimo día. Leí el guión de un tirón en un parque y llamé a mi madre: '¡Mamá, no estoy preparada!'. Ella me tranquilizó, sabía que era miedo escénico, que se me pasaría". ¿Qué te queda por aprender? "En cada rodaje aprendes algo, aunque sea de la cámara, de la iluminación… Siempre estoy preguntando, me encanta hablar con el equipo".

Es ley de vida

Cada generación es devorada por la siguiente. Un proceso continuo llamado ciclo de la vida. En cine es aún peor. La charcutería de carne fresca pide y pide rostros nuevos. Así que la industria española, que no deja de ser más que el ultramarinos de la esquina dentro del centro comercial de la cinematografía mundial, no va a ser menos. A una quinta potente, la formada por actores ya contrastados como Guillermo Toledo, Alberto San Juan, los hermanos Alterio (Ernesto y Malena), Silvia Abascal, María Adánez, Natalia Verbeke, Paz Vega, María Esteve, Elsa Pataky, Lucía Jiménez, Gustavo Salmerón y otros más (ya avisamos que eran muchos), algunos de los cuales ni siquiera han cumplido 30 años, le ha seguido un grupo de gente aún más joven y tan preparada. Eso sí, los tópicos se repiten: como en los viejos cuentos de hadas hollywoodienses, algunos fueron descubiertos en la calle. Otros vienen del mundo de las pasarelas. Todos se toman su trabajo muy en serio, estudian sin parar y consideran que el actor se hace día a día. No diferencian la interpretación en la televisión o en el cine -eso lo han aprendido muy bien de la generación precedente-, es más, la gran mayoría empezó en la pequeña pantalla (el cine español debería hacer un homenaje a la serie Al salir de clase, una cantera prolífica de nuevos rostros). Si el trabajo es digno, ¿qué importa el medio? Sólo importa el guión. Y aquí llega una de sus quejas: en España, el espectador medio es un chico de 18 a 30 años. Entonces, comentan los fotografiados, ¿por qué hay tanto tópico? ¿Por qué no se apuesta por historias reales contadas desde puntos de vista verídicos para la juventud? Excepciones: en 2004 se han estrenado buenas películas con potentes personajes adolescentes: Héctor, Mar adentro, Astronautas, Frío sol de invierno, A+, El séptimo día

Esta noche, a las 21.30 comenzará una nueva gala de los premios Goya. De los 14 retratados en este reportaje, cuatro se moverán nerviosos en su butaca. Son candidatos a los apartados a mejor actor y actriz revelación. En estas categorías no importa la edad, sino su pasado profesional. Saturnino García tenía 59 años cuando se llevó esta estatuilla por su actuación en Justino, un asesino de la tercera edad. Por eso en esta edición, junto a Nilo Mur (Héctor) y Tamar Novas (Mar adentro), competirán como mejor nuevo actor José Luis García Pérez (Cachorro) y Jorge Roelas (Tiovivo c. 1950). En el cuarteto de las chicas, frente a Nuria Gago (Héctor) y Teresa Hurtado (Astronautas) estarán Mónica Cervera (Crimen ferpecto) y Belén Rueda (Mar adentro). Alfombra roja, emoción y dos nombres dentro de sendos sobres. Que Saturno no devore a sus hijos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 30 de enero de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50