Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huelga en los ferrocarriles franceses por una violación

Una huelga espontánea iniciada por los revisores de los ferrocarriles franceses (SNCF) en respuesta a la violación de una empleada, y que posteriormente fue seguida de forma generalizada por el resto del personal, creó ayer el caos entre los viajeros, especialmente los de las líneas de alta velocidad (TGV) y las grandes líneas Corail de largo recorrido, aunque también resultaron afectados los servicios de cercanías. Según la dirección de la SNCF, tres cuartas partes de la red ferroviaria estaban afectadas por el paro y todos los servicios de líneas nocturnas habían sido anulados.

El martes por la noche, una revisora fue violada en un tren TVR de la línea entre Toulouse y Cahors. El supuesto agresor, de 24 años, fue detenido ayer en su domicilio de Cahors gracias a la descripción proporcionada por la víctima. A última hora de ayer los sindicatos y la dirección de los ferrocarriles seguían negociando y parecía ya claro que, incluso si alcanzaban un acuerdo, el tráfico ferroviario no se normalizaría completamente durante la jornada de hoy.

Esta huelga espontánea sucede a la que tuvo lugar la semana pasada en el contexto de las protestas y movilizaciones de los empleados públicos franceses en defensa del poder adquisitivo de sus salarios y contra los proyectos de privatización del Gobierno conservador de Jean-Pierre Raffarin.

Ayer, en la noche más fría del año, cientos de pasajeros seguían esperando en las estaciones el tren que les llevara a su destino o les devolviera a casa. Los sindicatos aseguraban que la huelga continuaría mientras no se tomaran medidas concretas para proteger a los revisores, que en los últimos tiempos han sufrido varias agresiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de enero de 2005