Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un hotel de 18 estrellas

Foster, Nouvel, Isozaki, Hadid, Mariscal, Arad, Chipperfield y Victorio & Luchino decoran el Puerta América, de Madrid

La mayor concentración de figuras de la arquitectura y el diseño de interiores se registró ayer ante la fachada del hotel Puerta América, del Grupo Silken, que se abrirá en Madrid el próximo mes de mayo, con una inversión de entre 60 y 70 millones de euros. Será un cinco estrellas gran lujo, pero en la decoración de sus espacios, desde el garaje a la terraza con piscina y mirador, han intervenido 18 arquitectos y diseñadores que forman parte del estrellato internacional. Ayer se reunieron casi todos, con la excepción de Norman Foster, por una confusión de agenda, y Zaha Hadid, por enfermedad. Sus compañeros, desde la planta 12, son Jean Nouvel, Javier Mariscal, Arata Isozaki, Richard Gluckman, Kathryn Findlay, Marc Newson, Ron Arad, Victorio & Luchino, Eva Castro & Hoger Kehne y David Chipperfield, con otras zonas desde el vestíbulo proyectadas por Christian Liaigre, Harriet Bourne y Jonathan Bell, Arnold Chan, Jason Bruges, Teresa Sapey y Felipe Sáez de Gordoa, autor de la estructura y distribución del edificio, que construye Ferrovial.

"Es un sueño hecho realidad", afirmó Antón Iraculis, presidente del Grupo Hoteles Silken (www.hoteles-silken.com), al comentar los comienzos del proyecto del hotel Puerta América, situado entre la avenida de América y la calle Corazón de María, en el comienzo de la autopista de Barajas. El nombre de la calle y el tráfico vincularon el nombre del hotel a América y convirtieron el edificio en un "homenaje a la libertad, a la fusión de pueblos, culturas y religiones". "Aquí hay mucho trabajo y mucha ilusión".

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, convirtió la ciudad en la "capital de la arquitectura mundial" e identificó los hoteles con el pulso urbano y sus "apuestas por la tecnología, la modernidad, el diseño y las innovaciones". "Este hotel refleja lo que Madrid es y quiere ser". Destacó las intervenciones de los arquitectos, "que han huido de la uniformidad", y la dimensión empresarial de "auténticos emprendedores". Señaló que las plazas hoteleras son uno de los parámetros del Comité Olímpico Internacional para decidir la ciudad de los Juegos Olímpicos de 2012, y anunció que en esa fecha la familia olímpica dispondrá de 26.000 habitaciones, que se podrán ampliar a 35.000. También intervino Rosina Gómez-Baeza, directora de la feria de arte contemporáneo Arco, para afirmar que el hotel se convierte en "un símbolo de la libertad creativa y crisol de culturas". En su opinión, se trata de un museo que es un hotel y un hotel que es un museo, en una iniciativa "singular, arriesgada y hermosa".

El primer objetivo del nuevo hotel es "acercar la arquitectura a los clientes" y una forma de ver la hostelería, según Pablo Couto, director general del grupo, que explicó los contactos con los profesionales, en sus despachos o en bares, con mayor frecuencia. Se distribuyeron las plantas por sorteo y todos tienen los mismos honorarios, que no desvela por una cláusula de confidencialidad.

Grafitos de Paul Eluard

El arquitecto Felipe Sáez de Gordoa cree que se ha logrado "el milagro de crear plantas distintas", a pesar del corsé de las ordenanzas municipales y hosteleras. Ha proyectado la estructura y distribución de las 12 plantas, con un total de 342 habitaciones, que incluyen 12 suites. El edificio tiene 16.000 metros cuadrados de superficie bajo rasante y 18.000 sobre la cota cero, con tres plantas de garaje y dos plantas nobles.

La intervención comienza en el garaje, con la iluminación, diseño gráfico y color, que ha aportado Teresa Sapey. El concepto de bosque es aplicado por Jonathan Bell al paisajismo de la urbanización, como explicó con algunas diapositivas, mientras que Liaigre plantea un restaurante "español" en motivos y materiales, que se coloca en los espacios comunes "limpios" de Pawson, iluminados con la "emoción" que aporta Chan.

Con las imágenes virtuales, Newson explicó su barra del bar de una pieza de mármol de Carrara de ocho metros y la "sencillez" de las habitaciones de la planta 6. Los pasillos juegan un papel determinante en el espacio proyectado por Zaha Hadid, que explora el diseño digital, y por Eva Castro, con códigos de color, que son los más complicados de construir. La cultura española está en Foster, con colores y texturas de Chillida, y en Nouvel, con la maja desnuda, en las imágenes de las suites de citas imaginarias con mujeres. Nouvel ha realizado también la fachada, de colores rojos, convertida en una pared de grafitos con frases en diversos idiomas del poema Libertad escribo tu nombre, de Paul Eluard. Chipperfield organiza la habitación con el suelo y la cama, Isozaki mete en el espacio la oscuridad y Victorio & Luchino interpretan el art déco. "Es un proyecto bestia", afirmó Mariscal, que hará "un espacio cariñoso", mientras que Ron Arad coloca una pieza única con todas las funciones, Gluckman busca el anonimato y Findlay ofrece "dormir y tener un orgasmo". La copa terminó con la entrega del Quijote en edición de Martín de Riquer e ilustrado por Dalí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de enero de 2005